Weekly News

Anticipa CEESP crecimiento negativo de 1.3% en 2009

19 de enero de 2009.

Ante el debilitamiento de la economía mexicana, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) estimó que este año el Producto Interno Bruto (PIB) será negativo en 1.3 por ciento, lo que se traducirá en pérdida de empleos. Al dar a conocer sus pronósticos económicos actualizados, reitera que 2009 será un año difícil en el que se tendrán que instrumentar acciones, tanto por el lado del sector público como el privado, para evitar daños “mayúsculos”. Las señales de debilitamiento de la economía son claras: las ventas bajan en una temporada en la que generalmente repuntan; la producción industrial se contrae y el sector servicios empieza a reportar cifras negativas ante la menor dinámica del mercado interno.

Además, las exportaciones caen a tasas cada vez más elevadas; la inversión se reduce incidiendo negativamente en el crecimiento de la economía; se pierde un importante número de empleos formales y permanecen algunas presiones inflacionarias. Bajo este escenario, las previsiones de los especialistas se han tornado cada vez más pesimistas, que si bien difieren en la intensidad del deterioro de la economía, el consenso es que el PIB será negativo este año.

Acorde con información más reciente, el CEESP actualizó sus pronósticos macroeconómicos para el presente año, bajo la perspectiva de que la economía tendrá importantes caídas en los primeros dos trimestres, para suavizarse en la última parte del ejercicio. Así, ahora prevé que el PIB para 2008 habrá reportado un avance de 1.4 por ciento, después de que el último trimestre del año mostrara una caída de 1.2 por ciento, periodo en el que se reflejó el impacto de la crisis mundial, en especial la de Estados Unidos.

“Esto nos lleva a prever que el PIB para todo 2009 será negativo en 1.3 por ciento. Evidentemente esto inhibirá la posibilidad de estimular el mercado laboral, por lo que al contrario, es factible que la plantilla laboral formal continúe ajustándose a la baja”. Asimismo, la disminución de la demanda externa e interna, así como la menor entrada de recursos por concepto de inversión extranjera, turismo y remesas, podrían generar un déficit de cuenta corriente de unos 21 mil 500 millones de dólares.

El CEESP anticipa que la menor entrada de divisas podría afectar el tipo de cambio a lo largo del año, de tal forma que la previsión es que se mantenga en un promedio de 13.60 pesos por dólar. Ello seguirá siendo fuente de presiones inflacionarias, que si bien podrían reducirse como consecuencia de un menor ritmo de crecimiento, es factible que el aumento de precios al cierre de 2009 se ubique en alrededor de 5.6 por ciento, concluye el análisis.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles