Weekly News

En AL ‘no se puede hablar de recesión’

20 de enero de 2009.

En Latinoamérica ‘no se puede hablar aún de una recesión’ a pesar de la crisis financiera mundial, sostuvo ayer aquí Christian Daude, experto del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de donde es secretario general José Ángel Gurría.

Al presentar el informe ‘Perspectivas económicas en Latinoamérica’, Daude indicó que ante la crisis global ‘es inimaginable que la situación en Latinoamérica sea buena mientras en el resto del mundo no’.

Pero apuntó que una correcta gestión fiscal, tanto en el campo de los ingresos como en el gasto, puede ser un elemento esencial para mantener un crecimiento sostenido en tiempos de crisis económica global. Expuso que muchos de los países de la región están ahora mejor preparados para hacerle frente a la crisis mundial debido a la adecuada política fiscal aplicada.



El estudio, centrado en política fiscal, fondos de pensiones, telecomunicaciones y comercio con Asia, sugiere a los gobiernos latinoamericanos reforzar el papel de la política fiscal como medio para promover el crecimiento y la reducción de la desigualdad.

Según Christian Daude ‘la política fiscal debe servir de instrumento para promover la cohesión social y la consolidación democrática en América Latina’.



El reporte fue presentado por Daude en forma conjunta con la viceministra de la cartera de Cooperación y Desarrollo de Alemania (ayuda al desarrollo), Karin Kortman, quien declaró que ‘si Estados Unidos estornuda, todo el mundo se resfría’. De esta manera, dijo, la crisis de Estados Unidos también afecta a América Latina, pero a diferencia del pesado, la región ‘tiene ahora sólo un pequeño catarro en comparación a Estados Unidos’, puntualizó.



‘Hace tan sólo una década, una desaceleración económica como la que atraviesa el mundo en la actualidad hubiera hecho caer las economías de la región como fichas de dominó’, explicó Portman.





‘Hoy, por el contrario, el anclaje fiscal y monetario ha dotado a las economías latinoamericanas de mayor resistencia frente a los choques externos’, indicó.



‘Ante todo, la región ha diversificado sus fuentes externas de crecimiento, reduciendo la dependencia de las exportaciones a los Estados Unidos y reforzando sus vínculos económicos con Europa y Asia en las últimas décadas’, comentó la política alemana.



Sin embargo, ‘aún el 65 por ciento de las exportaciones de la región se dirigen a Estados Unidos y a Europa por lo que la disminución de la demanda por parte de estas zonas debido a la crisis tendrá consecuencias negativas para Latinoamérica’, explicó Daude.

‘Aunque, si las medidas para luchar contra la recesión emprendidas por los países de todo el mundo funcionan, la crisis no tendrá tanta repercusión en la región latinoamericana’, estimó.

‘Y es posible que en algunos países, como Chile, se lleve a cabo un programa de medidas para fomentar la economía de hasta un tres por ciento del PIB, debido sobre todo a los ahorros derivados del gran auge del cobre de los últimos años’, agregó.



En opinión del experto, será más difícil salir de esta crisis que de otras porque es global. ‘Aquí no se pueden aplicar medidas como la devaluación o incentivar las exportaciones. Ahora es mucho más difícil encontrar una salida a la crisis’, explicó.

Sin embargo, apuntó que es importante que los beneficios sociales que se han obtenido en los últimos años en Latinoamérica no se pierdan a causa de la crisis.



En cuanto a las consecuencias indirectas de la crisis, el experto de la OCDE llamó la atención en relación a que por primera vez en los últimos cinco años, se han registrado tasas de crecimiento negativas en las remesas de los latinos que viven en el extranjero.

En concreto, ‘México es el que recibe la mayor cantidad de remesas de Latinoamérica, por lo que se va a ver seriamente afectado al reducirse el volumen que recibe’, agregó Daude.



A pesar de todo, según el experto, ‘un crecimiento de entre uno y dos por ciento en 2009 es factible para la región, aunque para algunos países esto pueda suponer una recesión técnica debido al elevado crecimiento de los últimos años’.



Según el informe de la OCDE, centrado sobre todo en la política fiscal, la mayoría de los gobiernos latinoamericanos ha tomado las medidas debidas en ese ámbito. Entre otras cosas, ha mejorado la gestión de la deuda pública con la reducción de los déficits fiscales, con la adopción de normas de responsabilidad fiscal y con la creación de fondos de estabilización.



Aunque, apuntó, gran parte del crecimiento de la región durante los últimos cinco años se debió a los elevados precios de las materias primas, a las condiciones favorables para el comercio, al capital barato y a la elevada inversión extranjera.

Pero a pesar de que durante la última década Latinoamérca experimentó cierta mejora en el ámbito de la política fiscal, especialmente desde una perspectiva macroeconómica, el reporte apuntó que los sistemas fiscales de la región aún no han alcanzado todo su potencial ni han cristalizado todas sus expectativas. Los impuestos no han logrado reducir las profundas desigualdades en la distribución de los ingresos, la calidad de los bienes y servicios públicos es baja y los mecanismos de supervisión y evaluación aún son débiles, concluyó el informe de la OCDE.







Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles