Weekly News

Los dos lados de la historia

20 de enero de 2009.

Arizona y Pittsburgh protagonizarán un Super Bowl que el calificativo de histórico no pudo quedarle mejor. El duelo que se disputará dentro de dos semanas en Tampa tendrá en un bando a un equipo cuya historia de

laureles es casi inexistente (Arizona) contra uno que buscará establecer un récord con su sexta corona (Pittsburgh). Y los Acereros de inmediato son los favoritos. Tal condición le importa poco a los Cardenales, el eterno equipo hazmerreír de la NFL que ganó sus tres partidos de playoff con las apuestas en contra, incluyendo el resonante triunfo 32-25 sobre los Águilas de Filadelfia por el cetro de la Conferencia Nacional.

Los Cardenales no saben lo que es ganar un título desde que se consagraron en 1947. Apenas disputaron 10 partidos de postemporada desde que se mudaron de Chicago a San Luis y luego terminaron en el desierto de Arizona hace 21 años.

Despreciarlos es algo osado, sobre todo por la presencia de Kurt Warner, su veterano quaterback de 37 años. Warner cuenta con dos trofeos como mejor jugador de la liga y además un laurel como el más valioso del Super Bowl ganado por los Rams en el 2000.



“Quiero expresar Arizona y Super Bowl en una misma oración”, dijo jubiloso Warner tras la victoria del domingo. “Los Cardenales en el Super Bowl. ¿Qué tal?”.

Y tampoco se olviden de Larry Fitzgerald, quien en sólo tres partidos se ha erigido como el mejor receptor de pases en postemporada. Con 419 yardas, Fitzgerald eclipsó la marca del legendario Jerry Rice y aún le queda el partido por el campeonato.

“Ha vivido esa experiencia”, dijo Fitzgerald, aludiendo a Warner. “Ha levantado ese trofeo y nos hemos apoyado en él durante toda la postemporada”.

Muchas de las figuras de Pittsburgh también han pasado por la experiencia del Super Bowl. Tal es el caso de Hines Ward, el más valioso de la victoria sobre Seattle en el 2006.

La defensa de los Acereros fue lo que los cargó a vencer a Baltimore por 23-14 en el partido por el cetro de la Conferencia Americana. Tal ha sido la constante durante toda la temporada. La nueva versión de la mítica “cortina de hierro” lideró las estadísticas de la NFL y fue la más consistente.



Encabezados por James Harrison, el mejor jugador defensivo del año, y el safety Troy Polamalu, los Acereros no paran nunca de meter presión al quarterback. Y es ahí donde Warner es vulnerable en ciertos momentos.

Las lesiones y soltar mucho el ovoide fueron los dos factores que le costaron la titularidad en San Luis en el 2002 y 2003 antes que fuese transferido a los Gigantes de Nueva York y luego a Arizona.

Los Acereros ganaron el Super Bowl cuatro veces a lo largo de seis años durante la década de los 70s, y su quinto hace tres años.

Ningún otro club ha ganado seis

En un aspecto curioso, el entrenador de Arizona, Ken Whisenhunt, tiene un pasado con los Acereros, ya que fungió como el coordinador ofensivo del equipo entre 2004-06, incluyendo el equipo que ganó el Super Bowl.



Se perfilaba como el nuevo técnico en Pittsburgh cuando Bill Cowher decidió renunciar hace dos semanas. También sonaba otro auxiliar de los Acereros, Russ Grimm, ahora la mano derecha de Whisenhunt en Arizona.



En cambio, el puesto fue para Mike Tomlin, quien regresa a Tampa, la ciudad donde inició su trayectoria como entrenador.







Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles