Weekly News

Continúa IMSS su programa de trasplante de hígado de donante vivo relacionado

30 de enero de 2009.

Hace 15 años, Mayra y Alfonso, originarios de Ciudad Juárez, Chihuahua, unieron sus vidas. Hoy tienen tres hijos: Alfonso, de 14, Alejandra, de 8, y el pequeño Abraham, de 2 años de edad. La familia vivía feliz y tranquila, no obstante el infortunio se presentó. El hígado de Abraham estaba enfermo y para sobrevivir necesitaba una cirugía de alta especialidad.

A pesar de la adversidad, la esperanza llegó de la mano de Alfonso: una porción de su hígado le daría una nueva oportunidad de vida a su hijo, pero para alcanzarla había que superar otro obstáculo: el sobrepeso.

Él pesaba 115 kilogramos, pero en su mente y, sobre todo, en su corazón, estaba la principal motivación para vencer este inconveniente: Abraham. Así, se integró a un programa de una alimentación baja en grasas y azúcares con práctica diaria de ejercicio. Para el día de la cirugía, Alfonso había perdido más de 25 kilos.

“Mi esposo dio todo, bajó de peso increíblemente, 27 kilos, y es un esfuerzo muy grande que han hecho él y Abraham, los dos lucharon mucho, por eso creo que es un esfuerzo de ambos”.

Mayra, mamá de Abraham.

Alfonso disminuyó de peso para darle una nueva oportunidad de vida a su hijo. Ahora, sus vidas dependían de los especialistas del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“A la persona donadora se le practica una serie de estudios para constatar que está en condiciones óptimas, básicamente, que es sano, que no tiene problemas de obesidad o hipertensión. Para la cirugía, se toma una porción de hígado del donante, aproximadamente 300 gramos, se extrae el órgano enfermo del receptor y se trasplanta”.

José Alfonso Yamamoto Nagano, jefe de la División de Trasplantes del IMSS.

Desde la ciudad de Santiago de Querétaro, Pablo, de 5 años de edad, también padecía una situación similar; una enfermedad hepática ponía en riesgo su vida.

“Nos dijeron que un donante vivo podía salvar a mi hijo. Nos parecía increíble, que era algo que sólo se hacia en el extranjero. Fue una esperanza muy grande saber que esto era posible en México y en el Seguro Social”.

Araceli, mamá de Pablo.

El doctor Yamamoto Nagano, jefe de la División de Trasplantes del IMSS, refirió que en el tratamiento de los pacientes interviene un equipo multidisciplinario de especialistas de terapia intensiva, radiología e infectología, entre otros. “La meta para este año es realizar de 6 a 8 de estas cirugías de alta especialidad”.

Los padres de los dos pequeños expresaron su gratitud al Instituto e hicieron énfasis en fortalecer la cultura de la donación de órganos cadavérica, ya que ésta representa una oportunidad de vida.

De forma paralela, el Seguro Social continúa con su Programa de Trasplante de Hígado de Donante Vivo Relacionado, en que un familiar del menor, generalmente padre o madre, dona una porción de esta glándula para su hijo.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles