Weekly News

Lanza aviación israelí nuevo ataque en Gaza

3 de febrero de 2009.

Aviones de combate israelíes bombardearon anoche objetivos de Hamas en la Franja de Gaza, en respuesta al disparo de cohetes por parte de radicales palestinos.

Tras avisar telefónicamente a civiles palestinos en las zonas de Khan Yunes y Rafah, los aviones llevaron a cabo unas seis incursiones.

No se reportaron víctimas por los ataques aéreos. Cinco de los ataques tenían como objetivo túneles a lo largo de la frontera de Gaza con Egipto, usados para trasladar armas hacia el enclave costero, en una zona conocida como corredor Philadelphi.

Cientos de palestinos huyeron del lugar. Asimismo, fueron atacadas desde el aire posiciones de Hamas en la parte central de Gaza, pero estaban vacías en el momento del bombardeo.

“La posición del Gabinete (israelí) era clara desde un principio: si la tregua es violada desde Gaza, habrá una reacción israelí, que por naturaleza, será desproporcionada”, dijo el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, en la sesión semanal del Gabinete.

Unos 14 morteros y por lo menos cinco cohetes Kassam lanzados desde Gaza aterrizaron ayer en territorio de poblaciones civiles israelíes en el Sur del país.

Uno de los cohetes impactó dentro de una localidad colectiva (kibutz), entre dos jardines de infantes repletos de niños. “Se evitó una tragedia porque por alguna falla el Kassam no estalló”, dijeron en el kibutz, en la zona del consejo regional Eshkol. “Pudo haber sido una catástrofe”.

Dos soldados y dos civiles resultaron heridos por esquirlas.

Desde El Cairo, el presidente palestino Mahmoud Abbas criticó duramente a Hamas afirmando que ataca a Israel “de modo irresponsable” porque “su agenda no es Palestina”, en clara referencia a Irán.

“Esa gente apuesta con el futuro del pueblo, con la sangre del pueblo, el destino y el sueño del pueblo”, aseguró Abbas.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, rechazó exhortaciones oídas en el plano interno, a un nuevo operativo de gran envergadura contra Hamas, diciendo que no ha llegado el momento para ello, pero advirtiendo que “Israel no se quedará cruzado de brazos ante las violaciones de la tregua”.

En la sesión semanal del Gabinete, el jefe del Servicio de Inteligencia militar, general Amos Yadlin, dijo que hasta ahora, no ha sido Hamas sino grupos más pequeños, los que abrieron fuego hacia Israel desde la entrada en vigencia del alto el fuego.

Pero para Israel, es Hamas el responsable total de la situación y quien debe encargarse de imponer el alto el fuego en el terreno que controla.

Por su parte, el líder político del Hamas, Khalid Meshaal, insistió ayer en que nunca habrá una tregua permanente con Israel hasta se abran los pasos fronterizos, y llamó a continuar resistiendo el asedio israelí.

Durante una visita a Irán, al término de una reunión con el canciller iraní Manucher Mottaki, Meshaal dijo que mientras Israel no ceda en su asedio y mantenga cerrados los pasos fronterizos, Hamas no puede negociar.

“Nuestra tierra está ahora ocupada y tenemos derecho a resistir.



Mientras siga así, podemos aceptar un alto el fuego, pero una tregua permanente no, porque carece de significado”, señaló.

Meshaal rechazó acusaciones de que su movimiento busque asestar un Golpe de Estado contra la ANP, tras recordar que Hamas llegó al poder a través de un triunfo electoral.

La población de Gaza, sin esperanzas El sufrimiento parece no tener final para la población de Gaza, donde continúa el bloqueo israelí, sigue el enfrentamiento entre las facciones palestinas y las milicias y las fuerzas israelíes violan a diario el alto el fuego.

La desesperanza y resignación reina estos días en la Franja de Gaza, donde cada vez son menos los motivos para creer en la reconciliación política, el establecimiento de un alto el fuego estable y duradero con Israel y el regreso a la vida normal.

“Las posiciones y condiciones de Israel, Egipto y Hamas harán la situación aún más complicada y llevarán a un deterioro de la situación humanitaria y de seguridad”, indica Talal Oukal, analista político de Gaza de 56 años.

Según él, “los pobres civiles, que no están involucrados en el conflicto, están pagando el precio más caro”, y son quienes sufren las duras represalias israelíes a los ataques con cohetes de las milicias de la franja.

Desde que Hamas e Israel declararon por separado un alto el fuego unilateral el pasado 18 de enero tras 22 días de continuos enfrentamientos, El Cairo ha llevado a cabo intensos esfuerzos para mediar en la crisis y lograr acercamientos entre las facciones palestinas y entre Hamas e Israel, pero sin resultado.

Más de un millón y medio de palestinos, el 70 por ciento refugiados, tratan estos días de regresar a su vida normal, tras una guerra que ha dejado atrás más de mil 400 muertos y 5 mil 500 heridos, miles de viviendas dañadas e infraestructuras públicas destruidas.

La falta de combustible es acuciante; la única planta eléctrica de Gaza redujo este fin de semana su producción a la mitad y ayer anunció que dejaría de funcionar al acabar el día por no disponer de Diesel para funcionar.

Los habitantes de la Franja viven con resignación el goteo diario de malas noticias y, muchos, se plantean buscar un modo de escapar de Gaza y encontrar otro lugar a salvo donde volver a comenzar sus vidas.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles