Weekly News

El gas puede ser una fuga en sus finanzas

4 de febrero de 2009.

En la época de frío el consumo de gas es mayor: es usual prender el calentador, utilizar más la estufa o esperar a que el agua del baño caliente un poco más. Sin embargo, esto representa un gasto adicional de gas que se puede reducir de manera considerable si se toman en cuenta algunos consejos.

La Comisión Nacional para el Ahorro de Energía (Conae), destacó que el calentador de agua es el tercer gasto más grande que se tiene en el hogar, que es 13% de la cuenta.

De acuerdo a la Conae es importante saber que este tipo de aparatos tienen una duración aproximada de 10 a 15 años, pero es recomendable empezar a buscar uno nuevo entre los 7 y 8 años; ya que esto significa menores posibilidades de fuga y quema de combustible.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), consideró conveniente adquirir para consumo doméstico un calentador de los llamados de “paso instantáneo”, cuyo costo puede ir de mil 879 a 4 mil 870 pesos, ya que de acuerdo a unos fabricantes el ahorro de gas va del 40% al 70%.

Hay que utilizar un aparato de gas natural, ya que con éstos se puede bajar el gasto en 30% en relación a los de tanque. La Conae recomendó para el ahorro de gas que se instalen duchas y grifos de bajo flujo o presión, reducir el termostato del calentador, dar un mantenimiento constante de acuerdo a las indicaciones del fabricante, se usen trampas de calor en las conexiones de agua fría y caliente y vaciar una cuarta parte del contenido del tanque cada tres meses para eliminar el sedimento que impide la transferencia de calor y reduce la eficiencia del aparato.

Una alternativa es instalar adicional al calentador de gas uno solar, el cual opera con dos sistemas: el colector que se encarga de capturar la energía y el termotanque, que almacena el agua caliente; el cual puede servir de respaldo en épocas de invierno y cuyo costo puede oscilar desde 3 mil 130 a 11 mil 304 de acuerdo a un recorrido. Otro de los aparatos que se deben de cuidar para reducir el recibo es la estufa, ya que si no se utiliza de manera correcta, ésta puede llegar a consumir más combustible que el calentador.

Al respecto la Comisión aconsejó mantener siempre cerrados los “pilotos”, recubrir con papel aluminio las charolas que rodean las hornillas para que el calor se refleje hacia arriba, cerciorarse que la combustión se realice con la cantidad de aire adecuado, es decir que siempre se mantenga la flama azul, ya que la amarilla o anaranjada indican ineficiencias en la quema de gas.

Es conveniente ocupar utensilios de cocina que cubran por completo las hornillas y que tengan tapas, ya que esto evitará fugas de gas y con el vapor hay una cocción más rápida.

También es importante cerciorarse del tiempo exacto de hornear y no abrir de manera constante la estufa, debido a que el horno consume combustible mucho más que las hornillas.

La Conae y la Profeco sugirieron el uso de las ollas de presión, ya que el tiempo de cocción que utilizan se reducen a la mitad, lo que significa un ahorro de energía considerable, además de que brindan una ventaja nutricional, ya que retiene la mayoría de las vitaminas y minerales en el agua que en los métodos comunes, además de conservar mejor el color y sabor de los alimentos.

Recomendaciones

Para economizar sólo hay que seguir unos sencillos pasos:

´Es conveniente adquirir un calentador de los llamados de “paso instantáneo” y considerar un aparato que utilice gas natural.

´Vaciar una cuarta parte del contenido del tanque cada tres meses para eliminar el sedimento que impide la transferencia de calor y que reduce la eficiencia del aparato.

´Instalar al calentador uno solar, el cual puede servir de respaldo sobre todo en épocas de invierno. Se recomienda mantener siempre cerrados los pilotos.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles