Weekly News

Ordenan autopsia de italiana Eluana Englaro

10 de febrero de 2009.

La fiscalía de la ciudad italiana Udine, donde la víspera murió Eluana Englaro tras 17 años de permanecer en coma, ordenó hoy la autopsia al cuerpo de la mujer para determinar con exactitud la causa del deceso.

El procurador de Udine, Antonio Biancardi, anunció que el médico Carlo Moreschi será el encargado de la autopsia, que podría realizarse este martes en la clínica La Quiete', donde murió Eluana, o en el hospital Santa María de la Misericordia de la misma ciudad.

La dirección de La Quiete confirmó que Englaro, a quien el sábado pasado se le suspendió la alimentación artificial, murió por un paro cardiocirculatorio causado por insuficiencia renal.

En tanto, el procurador general de Trieste, Beniamino Deidda, declaró que no había información de que se hubiera cometido un delito en el caso, que causó división entre los favorables y los contrarios a su desconexión.



Eluana, quien quedó en estado vegetativo tras sufrir un accidente de tránsito en 1992, falleció mientras en el Senado se discutía una iniciativa de ley del gobierno de Silvio Berlusoni que vetaba la suspensión de la alimentación e hidratación artificiales a todo tipo de enfermos.

La propuesta buscaba detener la desconexión de la mujer, autorizada por la Corte Suprema luego de una batalla judicial de 11 años de la familia de la paciente.

Tras el deceso, senadores del gubernamental Partido del Pueblo de las Libertades denunciaron que la muerte de Eluana fue 'un homicidio' y atacaron al presidente de la República, Giorgio Napolitano, que se negó a firmar el decreto de Berlusconi contra la desconexión.

A las afueras de la clínica las fuerzas del orden debieron separar a militantes de grupos católicos y pro-vida que se enfrentaron con los favorables a la libertad de decisión que apoyaban la desconexión.

En tanto, Berlusconi expresó su 'pesar' y 'dolor' por no haber podido salvar la vida de Eluana, mientras que Napolitano llamó a mantener silencio y a reflexionar sobre el caso.

Por su parte, la directora de La Quiete, Ines Domenicali rechazó estar arrepentida por haber recibido a Eluana en la clínica, luego de que otras estructuras sanitarias se negaron a acogerla para cumplir con la sentencia judicial que autorizaba su desconexión.

'La justicia seguirá su curso, serán las indagaciones las que aclararán todo', dijo en relación a las denuncias presentadas ante la fiscalía por diversas asociaciones católicas.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles