Weekly News

Aventaja partido Kadima en las elecciones de Israel

11 de febrero de 2009.

Con el 86 por ciento de los votos escrutados tras las elecciones, el centrista Kadima, de Tzipi Livni, aventaja en un punto al nacionalista Likud, de Benjamín Netanyahu, a quien exhortó a formar un Gobierno de unidad.

Kadima obtiene el 23 por ciento de los sufragios escrutados, según los datos de la Comisión Electoral Central, mientras que el Likud llega al 22 por ciento; en diputados, la diferencia es de dos: 29 frente a 27.

El partido ultraderechista Israel Betenu, de Avigdor Lieberman, obtiene el 13 por ciento y se convierte en la tercera fuerza con 16 escaños, en tanto que al Partido Laborista, que hasta ahora ocupaba ese lugar, el recuento le concede el 10 por ciento.

Los resultados parciales confirman los sondeos a pie de urna, que daban al Kadima dos escaños más que al Likud y han precipitado a los lideres de ambos partidos a instar a la formación de un Gobierno de unidad nacional.

La diferencia es que mientras Livni propone que ella lidere ese ejecutivo, Netanyahu considera que debe ser él quien lo presida.

En una alocución ante sus partidarios en la sede de su partido en Tel Aviv, Livni dijo que "el pueblo ha elegido a Kadima".

"Te ofrecí antes de fijar estas elecciones unirte a un Gobierno de unidad bajo mi dirección para afrontar los problemas que tiene Israel y lo rechazaste", le dijo Livni al pedir a Netanyahu que reconsidere su postura, al tiempo que subrayó: "Debemos respetar la elección de los votantes".

Poco antes, Netanyahu había realizado la misma invitación pero augurando que él sería el líder del ejecutivo. "Yo seré primer ministro de Israel. Pido a las fuerzas que se alineen detrás de mípara cambiar el Gobierno".

Según la tradición política israelí, el jefe del Estado encarga la formación del Gobierno al líder del partido más votado en las elecciones generales.

La Ley le deja abierta la posibilidad de que encargue formar Gobierno al candidato que más apoyos pueda recabar entre los partidos del arco parlamentario.

Clave en este proceso será el líder de Israel Betenu, Lieberman, que con sus 16 escaños, según el recuento parcial, podría entregar el Gobierno tanto a uno como a otro en caso que Likud y Kadima no logren asociar a laboristas en un Gobierno de unidad.

El lider ultraderechista no ocultó su satisfacción por ese papel, y aunque dijo haber hablado por teléfono con Netanyahu y con Livni, declaró que "preferimos un Gobierno de derecha".

El jefe de los laboristas, Ehud Barak, se mostró abierto a aliarse con cualquiera de los dos.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles