Weekly News

Se espera que con construcción del Cereso Productivo se reduzcan riñas y motines

12 de febrero de 2009.

El que internos de baja peligrosidad sean los que participen en el Cereso Productivo es una garantía de que en ese reclusorio se reducirán al mínimo las posibilidades de riñas y motines en su interior, señaló José Luis González Vargas, responsable del proyecto municipal.

Además, el terminar con el hacinamiento en el Cereso municipal permitirá tener un mejor control de su población carcelaria y centrarse más en actividades encaminadas a lograr su rehabilitación y exitosa reinserción a la sociedad como personas productivas, agregó.

La presente administración municipal arrancó recientemente las obras de construcción del Centro de Rehabilitación Social o Cereso Productivo en un predio cerca del Kilómetro 30 de la Carretera Panamericana y del penal estatal.

En mayo del 2010 terminará la construcción de las instalaciones, y será en esa fecha cuando comience a trabajar el nuevo centro carcelario.

El objetivo del nuevo penal es trasladar hasta ese lugar algunas operaciones de empresas maquiladoras de la localidad para que sean efectuadas por los internos de baja peligrosidad que serán trasladados del Cereso municipal y albergados en el Cereso Productivo, quienes recibirán a cambio una compensación económica equivalente a dos salarios mínimos, uno para sus familias y otro para la autosustentabilidad del proyecto.

“La redistribución de los internos de los ceresos es algo importante. Al trasladar en su primera etapa a mil doscientos reos al cereso productivo, el penal municipal disminuirá su población. Será una repartición equitativa, y cada uno tendrá el número que puede atender de acuerdo a su capacidad”, señaló.

De acuerdo a lo planeado el reclusorio bajo el esquema productivo, explicó, tendrá solo internos de baja peligrosidad sentenciados, y el Cereso municipal conservará a aquellos

reos que hayan sido procesados, mientras el Cereso estatal albergará a prisioneros de alta peligrosidad ya sentenciados.

“Esa redistribución se traducirá en que cada penal albergará a los internos que pueda atender. En el Productivo tendremos proyectos de trabajo, de cultura, de educación y capacitación, y consideramos que esos proyectos se extenderán al reclusorio municipal, y algunos probablemente al estatal, que ya cuenta con programas muy interesantes de capacitación, de educación y de trabajo”, señaló. Todo lo anterior, dijo, contribuirá a aumentar la capacidad para contener a más gente en esos centros de detención. “Aquellas personas que ahora no tienen miedo a delinquir por considerar que por el sobrecupo serán liberados pronto por delitos menores, queremos que sepan que quienes cometan ilícitos serán aprehendidos y se les va a turnar a los penales, donde ya no serán universidades del crimen y van a realmente pagar su deuda con la sociedad”, expuso.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles