Weekly News

Piden eliminar ISAN y tenencia

20 de febrero de 2009.

La industria automotriz nacional urgió a eliminar el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN) y la tenencia durante los años 2009 y 2010 para reactivar el mercado interno, y reiteró su llamado a mantener la regulación para la importación de autos usados.

Estas y otras demandas están incluidas en un documento entregado ayer al presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, César Duarte, previo al plantón que representantes del sector realizarán en la sede legislativa en contra de la intención de algunos legisladores de derogar las reglas para la importación de vehículos usados.

Los presidentes de las asociaciones Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Nacional de Comerciantes de Camiones y Autos Usados (ANCA), Nacional de Productores de Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y de la Industria Nacional de Autopartes (INA) detallaron las demandas del sector.

Una de éstas es la aplicación de un programa emergente de renovación vehicular y modificar la Ley del ISR para permitir la deducibilidad de vehículos hasta por un monto de 300 mil pesos. Asimismo, el sector pidió que se convoque a una conferencia parlamentaria que revise de manera integral la importación de vehículos usados, dejando de lado todas las presiones legislativas en lamateria.

El presidente de la AMIA, Eduardo Solís advirtió que las importaciones de autos usados ponen en grave riesgo la planta productiva del sector. “Urge promover medidas que detengan las importaciones de vehículos chatarra en favor de los empleos”, dijo. Propuso en ese sentido que el mercado de vehículos usados, incluidos los que se pretende importar en forma definitiva al país, cuente con un marco normativo estricto. Además, dijo, se deben tomar medidas para reactivar al mercado nacional y evitar la caída adicional de hasta 25 por ciento en la producción de vehículos en este año. Planteó que se deben poner a disposición de las financieras automotrices líneas de crédito y garantías que permitan acceder a tres mil millones de dólares.

El presidente de la AMDA, José Gómez Báez, criticó que en las conclusiones del foro legislativo, México ante la crisis: ¨Qué hacer para crecer? no se haya considerado la reactivación del mercado automotor nacional y que incluso haya la intención de derogar el decreto que regula la importación de vehículos usados. Sobre el plantón frente a la Cámara de Diputados, adelantó que los dirigentes de las industrias de la cadena automotriz estarán acompañados por trabajadores de diversas empresas, ya que de prosperar la derogación del decreto se pondrían en riesgo más de 100 mil empleos, inmediatos, debido a la reducción en las ventas. El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Agustín Rios, aseguró que en la primera parte del año ya se perdieron alrededor de 25 mil empleos en la industria. El presidente de la ANPACT, Juan José Guerra, aseveró que en esta primera parte del año, la industria sólo vendió 88 camiones y se importaron 98 usados, lo que pone en alerta la situación del sector.

Una farsa, plan en EU

El manejo de la crisis de la industria automotriz de Estados Unidos se está convirtiendo en una farsa, consideró ayer el diario financiero alemán Handelsblatt.

‘General Motors y Chrysler escriben sin parar planes de negocio en formato tipo libro, cambian aquí y allá las coordenadas, condimentan la ensalada de cifras con fotos elegantes de autos. Mientras tanto, el verdadero saneamiento va a tiempo de caracol’, enfatizó. ‘A las negociaciones con los acreedores y con los sindicatos les falta la última presión. Aunque se trata de la supervivencia de una industria clave, los participantes confían en que el Estado va a alimentar con miles de millones los monstruosos autos que devoran gasolina’, agregó.

Como parte de su plan de viabilidad económica enviado al Departamento del Tesoro, ambas empresas automotrices solicitaron una línea de crédito adicional -por un total de 21 mil 600 millones de dólares a la ya autorizada en diciembre pasado.

General Motors (GM), que ya recibió 13 mil 400 millones de dólares del Gobierno Federal, pidió 16 mil 600 millones de dólares adicionales, además de que anticipó el despido de 47 mil trabajadores y el cierre de 14 de sus plantas. Mientras que Chrysler, que recibió en diciembre pasado cuatro mil millones de dólares, tenía previsto pedir otros tres mil millones de dólares, pero tras estimar que su situación se ha deteriorado decidió solicitar dos mil millones de dólares más.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles