Weekly News

Libran empresas cigarreras Ley contra tabaco

26 de febrero de 2009.

Ni la Ley antitabaco en la Ciudad de México que hoy cumple un año ni las restricciones publicitarias ni los impuestos especiales y mucho menos la crisis económica han tambaleado el volumen de ventas de los cigarrillos.

De acuerdo con la encuesta industrial mensual del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el volumen de ventas de cigarrillos creció 2.8 por ciento en 2008, cuando en 2007 decreció 8.7 por ciento.

Esto significa que de enero a noviembre del año pasado se vendieron 2 mil 54 millones de cajetillas de cigarros, mientras que un año antes mil 999 millones de las mismas unidades.

Es más, en noviembre, cuando la crisis ya golpeaba los bolsillos de muchos fumadores, las ventas crecieron 24 por ciento con respecto al mismo mes de 2007, registrando su segundo incremento más alto del año.

El reporte anual de Phillip Morris International (PMI) destaca que en la región de América Latina y Canadá, la utilidad neta creció 17.5 por ciento con respecto al 2007, principalmente por un mayor volumen de ventas en México y Colombia.

"En octubre, el volumen de ventas totales de cigarros en México bajó, como consecuencia del alza de precios y la carga fiscal; sin embargo, PMI registró incrementos (en sus ventas en el país)", detalla el reporte de 2008.

El 98 por ciento del mercado mexicano de cigarros lo domina Phillip Morris y British American Tobacco (BAT).

Y a pesar de que los datos del INEGI revelan un alza en las ventas, BAT México reporta lo contrario.

"Lo que nosotros tenemos registrado con nuestros datos propios es una contracción del mercado entre 4 y 5 por ciento; tal vez la metodología del INEGI no sea la adecuada; nuestra baja se debe a la restricción de fumar en público (Ley antitabaco), a la falta del reglamento de la Ley y al alza de precios", explicó Gastón Zambrano, gerente de Comunicación y Responsabilidad Social Corporativa de BAT.

Reconoció que el negocio de producir y vender cigarros no es de los primeros en resentir una crisis económica.

Zambrano refirió otra serie de retos a la que se enfrenta esta industria por sus propias características, que en otros años ha librado con éxito.

El más fuerte es que debe cumplir con los lineamientos legales de publicidad para moderar el consumo de tabaco en el país, es por ello que está restringido hacer uso de espectaculares, espacios en revistas y anuncios televisivos que llegan a niños y adolescentes, así como promocionarse cerca de hospitales y escuelas.



Además, son productos que pagan un Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) que para 2008 fue de 150 por ciento y para este año es de 160. De acuerdo con la industria esto significa que de cada 10 cigarrillos 6.6 son impuestos, lo cual ha derivado en alzas de precios al consumidor.

El año pasado el precio promedio de cigarrillos aumentó 12.5 por ciento, según datos del Banco de México.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles