Weekly News

Medicinas, nuevo nicho del crimen

2 de marzo de 2009.

México, df.- Los medicamentos de uso común, y no sólo los controlados, se han convertido en el nuevo blanco de la delincuencia.

Los grupos del crimen organizado han tejido toda una red que lo mismo les permite asaltar los tráileres de los principales laboratorios, vaciar farmacias completas, que colocar, en cuestión de horas, los miles de medicamentos robados en un mercado negro que cuenta con sus propios centros de distribución en el Distrito Federal, Michoacán y Jalisco, y que surte, incluso, hasta pseudofarmacias.

Su estructura y logística ha llegado al extremo de que los tráileres que transportan los medicamentos son detenidos por grupos armados que, en cuestión de minutos, pasan la mercancía a camionetas y desaparecen.

O al grado que los pequeños propietarios de farmacias se han tenido que enfrentar al hecho de descubrir que en una noche les vaciaron todos sus anaqueles o a la experiencia vivir alguno de los alrededor de 40 mil asaltos, a mano armada, que se registran anualmente en este tipo de establecimientos.

Todo para que los productos robados lleguen, principalmente, a un grupo de consumidores de clase media y no a gente de escasos recursos, como ocurría en un inicio con este mercado negro de medicinas, de acuerdo con datos recabados por el propio Gobierno, la industria farmacéutica y los propietarios de las farmacias.

Y NO PASA NADA "Los laboratorios están sufriendo el impacto de la delincuencia organizada", asegura Miguel Ángel Toscano Velasco, responsable de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), quien al igual que los dueños de farmacéuticas le pide a la Procuraduría General de la República (PGR) mayor celeridad en las investigaciones que tiene en curso.

Porque se realizan operativos, hay decomisos, se identifican a los presuntos responsables, pero no hay detenidos, ni la devolución de la medicina, y lo más grave, dice, es que las personas ponen en riesgo su salud y, en algunos casos que se han detectado, hasta su vida.

Los laboratorios están sufriendo una cantidad de robos impresionantes, afirma Carlos Abelleyra, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), "se roban -dice- camiones con toda la medicina; no hay productos favoritos, lo mismo se roban pastillas para disfunción eréctil que antibióticos o antidepresivos".

Y lo más preocupante, afirma el líder de los farmacéuticos, es que ni hay detenidos ni se castiga el robo de medicamentos.

Tan sólo, explica Miguel Ángel Toscano, de 2007 a 2008 la Cofepris presentó 24 denuncias, pero hasta el momento no ha habido ni una consignación.

Para tener una dimensión del problema, comenta que en los dos últimos años, el Gobierno Federal incautó cerca de 75 toneladas de medicamentos, entre muestras médicas, medicinas del sector salud (IMSS e ISSSTE), fármacos fraccionados, cáducos o falsificados, que, en su mayoría eran vendidos en plena vía pública, en tianguis sobre ruedas, mercados y garajes de casas adaptadas como farmacias.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles