Weekly News

Albazo por Banamex

5 de marzo de 2009.

A la callada, un grupo de senadores panistas está planteando una reforma a la Ley de Instituciones Bancarias para librar del entredicho a Banamex, tras canjear la Casa Blanca sus inyecciones de capital por el 36 por ciento de las acciones preferentes de su matriz, el Citicorp

El dardo apunta al artículo 13, que cierra la posibilidad de que un gobierno extranjero participe en una sociedad crediticia instalada en el país.

Banamex, pues, deberá separarse de la tutela del Citigroup por la vía simple de su venta al mejor postor, en un escenario en que se privilegiaría al capital mexicano.

A la letra, el ordenamiento señala que "no podrán participar en forma alguna en el capital social de las instituciones de banca múltiple personas morales que ejerzan funciones de autoridad".

La previsión se planteó en la lógica de que automáticamente los deudores de la intermediaria se convertirían en acreedores de un gobierno extranjero, lo que lo colocaría a éste en posición de fuerza para un reclamo, algo así como el segundo episodio de la guerra de los pasteles.

La exposición de motivos de la reforma propuesta habla de "adecuar" la legislación a una realidad acorde con las circunstancias de emergencia que vive el planeta, a cuya vera no sólo Estados Unidos, sino los gobiernos de países europeos están nacionalizando a las intermediarias en problemas.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Bancos, en el mismo escenario del segundo banco más importante del país se ubica la intermediaria holandesa ING y el pequeño banco Scotland.

El problema, naturalmente, es que ninguno de ellos tiene ni de lejos el peso de Banamex en el sistema en pagos del país, por más que la generalización de la falta no es causa para soslayar la ley



Lo curioso del caso es que tras la conversión de acciones comunes a preferentes realizada por la Casa Blanca, oficializando su condición de socio mayoritario del Citigroup, Banamex rompió un espeso silencio sobre el tema para lanzar un tímido alegato en defensa de su condición.

El argumento hablaba de que el banco opera como una sociedad mexicana, cuya administración corresponde a su Consejo de Administración integrado mayoritariamente por empresarios mexicanos, y dirigida por un mexicano, Manuel Medina Mora.

Más allá, el alegato aludía a una de las providencias pactadas en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que impedía asumir como impedimento el que un Estado adopte o mantenga medidas razonables por motivos prudenciales, señalándose tres posibles: Proteger a inversionistas, depositantes o participantes en el mercado financiero; mantener la solidez, integridad y responsabilidad financiera de instituciones, y asegurar la integridad y estabilidad del sistema financiero de una de las partes.

El caso es que en su anexo VII el propio TLCAN plantea como una de las reservas de los países en concierto el que "las entidades extrajeras que ejerzan funciones de autoridad gubernamental no puedan intervenir directa o indirectamente en una institución de crédito".

Como lee usted, no hay resquicio alguno para la interpretación.

Más allá, se señala letra por letra que "los gobiernos extranjeros y las empresas estatales no pueden intervenir directa o indirectamente en sociedades controladoras".

Ahora que contrario a la argumentación de Banamex en el sentido de que la participación gubernamental en el Citigroup es temporal, lo cierto es que podría transcurrir una década, para que se reconstruya la ruina.

De hecho, las apuestas pagan 10 a uno a que los 45 mil millones de dólares inyectados hasta hoy por el Tesoro de Estados Unidos no llenan aún ni la mitad de los boquetes.

Se ha vuelto lugar común el aludir a la figura emblemática de todos los análisis sobre la situación crítica de la banca de Estados Unidos, en el que el Citigroup, que representaba un círculo de gran tamaño, se volvió un puntito.

De hecho, las acciones que hace un año se cotizaban en 38 dólares, hoy valen 1.20.

Por lo pronto, si el Citigroup compró Banamex hace una década en 12 mil 500 millones de dólares, mitad en efectivo y mitad en especie, su cotización actual apenas araña los ocho mil millones

Ahora que aunque éste lograra convencer al poderoso grupo de integrantes del Consejo de Administración que le acompaña, se enfrentaría al rechazo de la opinión pública, vivo aún el malestar por la exención de impuestos con que lo favoreció Hacienda a la venta del banco.

La paradoja del caso es que frente al intento panista de un albazo para legalizar el entredicho de la intermediaria, existe otra iniciativa para empujar lo contrario, es decir modificar la ley para no dejarle ningún resquicio a la interpretación.

La iniciativa la firman los senadores priístas Carlos Lozano y María de los Ángeles Moreno.

Por lo pronto, el caso Banamex provocó el enésimo enfrentamiento entre el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, y el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz.

Paradójicamente la principal opositora a que se adelantara la anunciada terminación del pago de tenencia o uso de automóviles prevista para el 2012 era la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

La razón es simple: la merma en el ingreso del gobierno capitalino, calculada en cuatro mil millones de pesos, pondría en grave riesgo el ambicioso escenario de obra pública prevista.

El monto representa el 13 por ciento de los 36 mil millones de pesos que se colocaron en el carril de inversión, y cuyo monto equivale a la cuarta parte de presupuesto total.

Estamos hablando de 355 obras que permitirían la creación de 60 mil empleos, oscilando éstas entre el tren suburbano, puentes vehiculares, el circuito bicentenario, el túnel emisor oriente, la línea 12 del Metro y las líneas de Metrobús.

La capital del país es la entidad federativa que destina más recursos a infraestructura, superando con 50 por ciento al resto.

PRIMERO LOS POBRES

De acuerdo al empresario Ricardo Salinas Pliego, el primer paso en la posibilidad de ubicar salidas a la crisis sería romper esquemas, empezando por incorporar a la economía global a los cinco mil millones de habitantes del planeta que están al margen.

El modelo actual sólo incorpora mil millones.

Invitado a impartir una conferencia magistral en un evento del Instituto Tecnológico Autónomo de México, el presidente del Grupo Salinas señaló que la receta ha sido la base del éxito de sus empresas. De acuerdo a su óptica, bajo la fórmula "no habrá crisis que dure".

CANITEGATE

En un escenario similar al planteado por el ex secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable, Alejandro Puente Córdoba, presentó una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del DF por las amenazas e intentos de extorsión que ha recibido. De acuerdo a ello, el dirigente empresarial sufre desde octubre del año pasado acoso vía correo electrónico, mensajes de texto a teléfonos celulares y llamada telefónicas.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles