Weekly News

Tiene México bajo coeficiente de inventiva

9 de marzo de 2009.

En comparación con Japón, que incluye un 30% de solicitudes de patente por habitante, México cuenta con uno de los coeficientes más bajos de inventiva en el mundo al registrar únicamente 0.5%, informó Mauricio Pérez Martínez, especialista del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI).

Durante una conferencia en la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM, afirmó que en el país pocos se interesan por registrar sus creaciones porque desconocen las ventajas de hacerlo, ya que la legislación en la materia permite a los titulares de los derechos obtener beneficios como la obtención de regalías por la licitación a trasnacionales y la comercialización.

Entre los sectores que desaprovechan estas oportunidades se encuentran las pequeñas y medianas empresas (Pymes), de las cuales el 97% desaparece antes de los dos años, y a las que sugirió capacitarse para contar con más elementos de subsistencia en el mercado, aumentar su competitividad y aprender a distinguirse dentro del sector al que pertenezcan.

Pérez Martínez puso como ejemplo a Corea del Sur, país que actualmente han mejorado su desarrollo tecnológico y encuentran en las patentes un punto de oportunidad que genera más inversiones y la posibilidad de fortalecerse económicamente.

Por ello, si registran las empresas o individuos que hayan desarrollado un producto o realizado una innovación tecnológica que satisfaga una demanda, verán premiado su esfuerzo al trasformar esa creación en una propiedad tangible y factible de ser explotada, indicó.

El especialista explicó que patentar genera protección y garantiza ganancias en caso de vender la idea, cuyos derechos sólo pueden ser fuente de lucro si existe una licencia de por medio.

De manera exclusiva el titular de una patente podrá usar, fabricar y avalar cualquier uso del objeto protegido por un tiempo determinado, al permitir a terceros conocer la nueva tecnología y, con base en ella, desarrollar nuevos artículos y procedimientos.



Explicó que la propiedad intelectual se divide en dos categorías: la relacionada con ingenios, patentes, marcas, trazos y esquemas industriales, así como con denominaciones de origen, y las referentes al autor, es decir, a los derechos de artistas, intérpretes, ejecutantes y productores de fonogramas, entre otros.

Estos frutos del intelecto y la iniciativa tienen en común que son derivados del conocimiento humano y que pueden ser plasmados en un cuadro, libro o una nueva variedad vegetal, entre otros medios.

El representante del IMPI destacó que la competitividad es un aspecto ligado a este rubro. "Hoy se viven tiempos difíciles, y si antes era complicado sacar adelante una empresa, ahora lo es más.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles