Weekly News

Sale el orgullo tricolor

12 de marzo de 2009.

Con las reservas del caso, ya que Bolivia desarrolló un pésimo partido y desde el minuto 30 se quedó con diez jugadores, la Selección Mexicana de futbol goleó 5-1 en uno de sus mejores encuentros bajo la dirección técnica del sueco Sven-Göran Eriksson.

Matías Vuoso se convirtió en pieza clave para darle gol al equipo azteca, al anotar a los minutos 25 y 59, y fue acompañado en el marcador por Leandro Augusto (33), Sergio Santana (72, de penal) y José María Cárdenas (85). Por los bolivianos descontó Didí Torrico (68).

Este encuentro sirvió de preparación para el cuadro mexicano de cara a su partido del próximo 28 ante Costa Rica en el Estadio Azteca, rumbo a la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, lo mismo que a la boliviana de cara a la eliminatoria sudamericana.

Lo mejor del Tricolor, desde el silbatazo inicial, fue la exhibición de un espíritu combativo que había estado ausente en los anteriores encuentros, lo cual se resalta sin importar las facilidades y lo débil que representó el cuadro sudamericano.

Anoche sí hubo conexión entre líneas y futbolistas, además de plasmar intensidad, entrega y ambición por el triunfo, para hacer ver aún más mal a una selección boliviana que es colera en la eliminatoria mundialista sudamericana.

Esa determinación se exhibió desde la primera ofensiva, apenas al silbatazo inicial, con una jugada por derecha con centro de Omar Bravo a Matías Vuoso, quien entre dos defensas remató con la cabeza, pero en el fondo desvió el guardameta Carlos Arias.



Walter Flores quiso retener la oleada ofensiva de los mexicanos con potente disparo de larga distancia, que con ciertas dificultades desvió el arquero Guillermo Ochoa, al minuto 15.

Israel Martínez aprovechó la banda derecha para sumarse a la ofensiva, al minuto 25 envió centro templado que techó a Omar Bravo y llegó preciso a Matías Vuoso, quien empalmó de zurda y aunque no le pegó bien al esférico, anidó la de gajos en el fondo de la meta boliviana, al 25.

Una falta sobre Vuoso originó la expulsión de Juan Manuel Peña y Vuoso cobró la falta con disparo magistral, el balón hizo una comba de afuera hacia adentro y se internó a media altura y pegado al poste, por la zona cuidada por Arias, al minuto 33.

Al paso de los minutos, pese al dominio tricolor, no llegaba la goleada y Fernando Arce dejó ir el tercero de la noche al cabecear mal un preciso centro que le envió desde derecha el "Toro" Vuoso.

Ya en los vestidores por el descanso, jugadores y cuerpo técnico bolivianos se rehusaron a volver a la cancha para desarrollar el segundo tiempo y sólo lo harían si se cambiaba al árbitro estadunidense Baldomero Toledo, al considerar pésimo su trabajo.

Entonces intervinieron los directivos de las dos federaciones de futbol y por fin volvieron los sudamericanos al campo de juego. "Es una pena que nuestro trabajo está complicado", dijo al respecto el técnico Erwin Sánchez.

Por fin llegó el tercer tanto de la noche, al minuto 59, por conducto del "Toro" Vuoso, quien recibió el balón de espaldas al arco y con habilidad se dio la media vuelta y disparó potente para anidarla por el primer poste.

Después, en los cambios ingresó Sergio Santana, quien al 64 entró al área por izquierda y realizó potente disparo por abajo y cruzado y el arquero apenas detuvo la de gajos.

Como prueba del desmoranamiento del equipo boliviano, Santos Amador se le colgó por la espalda a Sergio Santana para impedirle rematar y el silbante marcó pena máxima, misma que cobró el también atacante de Toluca con disparo a la izquierda del guardameta, para el 4-0 al minuto 72.

José María Cárdenas tuvo una noche de ensueño al hacer su debut con el uniforme tricolor y al minuto 85 hacer su gol en la victoria, al aprovechar un centro corto y retrasado que le envió Oscar Rojas.

La única anotación de los bolivianos fue una exhibición de un mal estado de la línea defensiva mexicana, ya que Didí Torrico recibió el esférico un tanto cargado a la izquierda, hizo un recorrido hacia el centro llevándose a tres defensores y disparó por abajo para superar a Guillermo Ochoa, al 68.

Mala conducción de partido tuvo el árbitro estadounidense Baldomero Toledo, quien si en el primer tiempo repartió tarjetas, en el segundo periodo estuvo complaciente.

Amonestó al mexicano Matías Vuoso y a los bolivianos Edemir Rodríguez, Ignacio García, Walter Flores y Santos Amador y expulsó a Juan Manuel Peña, al minuto 30.

Toma venganza México y clasifica a segunda ronda Apoyado en dos cuadrangulares de Karim García, tres producidas de Edgar González y un sólido pitcheo de Jorge Campillo, México saldó cuentas con Australia al apalearlo por 16-1 en seis innings para avanzar ayer a la segunda ronda del Clásico Mundial de Beisbol.

México, que el domingo pasado cayó por nocaut 17-7 ante Australia en la primera fecha del Grupo B, despertó al ataque y nunca tuvo en duda su boleto a la siguiente ronda.

México enfrenta hoy a Cuba por el primer lugar de la llave.

García pegó un palo de vuelta entera sin hombres en las almohadillas en la quinta y agregó un vuelacercas de tres carreras en la sexta para convertirse en la gran figura del encuentro para los mexicanos.

Corea del Sur y Japón esperan, ganadores del Grupo A, esperan por México y Cuba en la segunda ronda en San Diego.

González conectó sencillo productor de una carrera dentro un ataque de tres anotaciones en la tercera entrada y luego agregó otro inatrapable de dos anotaciones en un racimo de siete en la cuarta, cuando México sacó la ventaja definitiva.

Campillo (1-0) lanzó por espacio de cuatro y dos tercios de entradas en las que recibió seis imparables y una carrera. No dio pasaportes y consiguió un par de ponches.

El derecho se metió en aprietos en la parte baja de la segunda cuando, con un out, tuvo hombres en segunda y tercera luego de un doblete de Brett Roneberg, pero salió del atolladero con ponche a Brad Harman y luego sacó con rola por las paradas cortas a Andrew Graham.

México timbró la primera carrera con un batazo de Augie Ojeda cortado por el primera base Roneberg, quien titubeó un momento, buscó un out en primera que no logró y García anotó el 1-0.

González produjo otra con sencillo al central, su hermano Adrián anotó con error del segunda base y luego vino un doblete productor de Jorge Cantú para poner el 4-0.

En la cuarta, Jorge Vázquez anotó con un wild pitch para marcar la salida del abridor australiano, David Welch (0-1), quien fue el derrotado con una labor de tres entradas en las que recibió cuatro imparables, con cuatro carreras, una base por bolas y un par de ponches.

Jerry Hairston produjo una más con rodado al cuadro, González conectó sencillo de dos anotaciones, Cantú sacó imparable al izquierdo para impulsar una y Scott Hairston sacó un jonrón por esa misma pradera para poner el marcador 11-0.

Roneberg le rompió la blanqueada a Campillo con jonrón solitario en la baja de la cuarta, pero García repuso la delantera azteca a 11 anotaciones en la quinta, con un tablazo que se fue por encima de la barda del jardín derecho y puso la pizarra 12-1.

En la sexta vino el tablazo de García que se fue por encima de la barda del jardín derecho con dos compañeros en los senderos y Vázquez anotó la otra para poner las cosas 16-1. Hoy México jugará ante Cuba, para buscar el primer lugar del grupo, antes de viajar a San Diego, California, para disputar la segunda ronda en el Petco Park.

La bandera mexicana ondeaba a lo lejos por el jardín central, empujada por los cambiantes vientos de la ciudad de México. Augurando un juego totalmente distinto al del martes contra el mismo rival, Australia.

Un sencillo de Ben Risinger y un doblete de Michael Collins en la segunda entrada, empezaron a preocupar a la tribuna. Se hizo ese silencio que parecía el preludio de un deja vu. Pero Jorge Campillo, abridor mexicano, se fajó en la loma. Sacó el segundo out del inning con un ponche, usando un cambio de velocidad y luego, con hombres en segunda y tercera, hizo que Andrew Gram., sacara roletazo a las paradas cortas para acabar con la amenaza y que el de Tijuana bajara de la lomita cobijado por una estruendosa ovación de pie.

Todo cambió

La gente, con más entusiasmo que el del martes, aplaudió y gritó cada vez que México pasó por la registradora.

La afición estaba tan feliz por el gran juego de la selección mexicana, que incluso entonaron al unísono una de las más recientes canciones de Vicente Fernández.

Al final, ese ansiado duelo ante Cuba sí se dará.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles