Weekly News

El rincón del aficionado
Por: Juan Carlos Soberanes
Conociendo al rival | Una Bestia sin Rugir

15 de marzo de 2009.

Los miles de rugidos que se escuchan para un Tigre que lleva en su espalda el peso de cargar los grandes futbolistas , grandes técnicos y el rol de buscar los campeonatos en una historia balompié mexicano donde se escurren en su camiseta la sangre envuelta de color amarillo y azul.

Donde lleva el nombre de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León que su ubicación geográfica es en la Ciudad de Monterrey.

Donde sus inicios se remontan en el engalanar los argumentos que parecen repetirse cada año: La formación de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, es el producto de una serie de fusiones de clubes, junto a un incesante debatir histórico entre el triunfo y el fracaso.

En 1957: un grupo integrado por Lauro Leal, César M. Saldaña, Manolo Pando y Ramón Pedroza Langarica, fundó el Club Deportivo Nuevo León, el cual era conocido por el apodo de Jabatos. La base de aquel pionero, se constituyó Nuevo León debutó: en la Liga en el torneo 1958-59, cuando entró en la Segunda División. En ese nivel, el equipo se mantuvo hasta finales de la siguiente campaña, la 59-60, justo antes de sufrir su primera gran transformación. En los primeros meses de 1960:, los Jabatos dejaron de existir. Múltiples problemas económicos provocaron que el club fuera cedido a la U.A.N.L., donde fue regentado en principio por Ernesto Romero Jasso y Luis Lauro Treviño. El plantel pasó a llamarse Club Deportivo de Nuevo León, A.C. además de adoptar por primera vez en la historia el mote de Tigres y saltar al engramado con el uniforme azul y dorado.

El 7 de marzo la Segunda División: aceptó oficialmente el nuevo nombre, con lo cual los flamantes Tigres quedaron listos para enfrentar al Monterrey, en el que fue el primer enfrentamiento de la historia ante su clásico rival, ante el cual perdió 2-0. Durante dos temporadas completas: y dos a nivel parcial se mantuvieron los Tigres en la competencia de la Segunda División. Quizás el logro máximo durante esa primera era felina, fue el avance a segunda ronda logrado en la temporada 1962-63, de la cual fueron eliminados por el Laguna con resultado global de 3-2.

La sombra de los problemas económicos: reapareció y de nuevo el crecimiento de la franquicia se vio afectado. Así las cosas, el presidente Ernesto Romero Jasso decidió regresar la franquicia al Club Deportivo Nuevo León. El 21 de septiembre de 1962 se firmaron los documentos que legalizaron el retorno de Tigres a Jabatos, los cuales fueron gerenciados por un grupo de personajes ligados a la vida industrial encabezado por Alejandro Belden, Lorenzo Milmo, Sergio Salinas, Sergio Belden, Luis Lauro González y Francisco Barrenechea. Cuatro días más tarde, se hizo el anunciamiento oficial del nuevo cambio. En 1967: luego de una serie de acuerdos, más fusiones y transformaciones, la garra felina se hace presente de nuevo en el escenario del fútbol profesional mexicano, al reingresar en la Segunda División. De nuevo la Universidad Autónoma de Nuevo León, fue el ente que auspició la bienvenida a la manada de gatos grandes y esta vez, para quedarse por siempre.

El 7 de marzo la Segunda División: aceptó oficialmente el nuevo nombre, con lo cual los flamantes Tigres quedaron listos para enfrentar al Monterrey, en el que fue el primer enfrentamiento de la historia ante su clásico rival, ante el cual perdió 2-0.

Durante dos temporadas completas: y dos a nivel parcial se mantuvieron los Tigres en la competencia de la Segunda División. Quizás el logro máximo durante esa primera era felina, fue el avance a segunda ronda logrado en la temporada 1962-63, de la cual fueron eliminados por el Laguna con resultado global de 3-2. La sombra de los problemas económicos: reapareció y de nuevo el crecimiento de la franquicia se vio afectado. Así las cosas, el presidente Ernesto Romero Jasso decidió regresar la franquicia al Club Deportivo Nuevo León. El 21 de septiembre de 1962 se firmaron los documentos que legalizaron el retorno de Tigres a Jabatos, los cuales fueron gerenciados por un grupo de personajes ligados a la vida industrial encabezado por Alejandro Belden, Lorenzo Milmo, Sergio Salinas, Sergio Belden, Luis Lauro González y Francisco Barrenechea. Cuatro días más tarde, se hizo el anunciamiento oficial del nuevo cambio.

El Patronato Universitario decidió constituir el Club Deportivo Universitario como asociación civil, con lo cual se concluyó también la construcción del Estadio Universitario, que fue inaugurado el 30 de mayo de 1967. Las Épocas de Grandes Rugidos:

La Época de los sesenta:

El primer juego de los Tigres fue el 13 de julio de 1967 por la noche en el Estadio Universitario, donde José de Jesús “Triquis” Morales anotó el primer gol del equipo y con otro suyo empataron 2-2 frente al Orizaba. La primera alienación de esta nueva era fue la siguiente: Gerardo “Pájara” Palacios; Jorge Urdiales, Miguel Zamarrón, Eduardo Cabañas y Humberto Terrón; Jesús Morales y Rómulo Ruiz; Jesús Rodríguez (José Mauro Torres, reemplazado a su vez por José Guadalupe Piña), José de Jesús “Triquis” Morales, Juan Roberto Medina y Juan Alvarado. Su técnico era Augusto Arrasco.

En la temporada 67-68: por verdadero milagro los Tigres se salvaron de caer a la Tercera División. Fueron tiempos de zozobra para la escuadra universitaria, no sólo en el aspecto deportivo sino también en el económico. La adversidad parecía rondar al equipo, acostumbrado ya a jugar casi siempre en terreno mojado o bajo la lluvia, con entradas de 50 personas en butaca y 200 en general. En 1970 se creó el famoso torneo de México 70. Desde entonces, Tigres estaba en la lucha por el ascenso y terminó en el cuarto lugar. De hecho, el club pudo haber estado más cerca del ascenso a Primera División, de haber aceptado la invitación de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), para participar en un cuadrangular que ascendería a otro equipo, junto con el campeón de aquella campaña 1969-70, el Zacatepec.

Como ha sido característico en la historia felina, los Tigres sufrieron rigurosamente de altas y bajas a lo largo de la década de los ochenta, debatiéndose entre el descenso y la gloria. Sin embargo, la cúspide la alcanzó la escuadra en la temporada 81-82 al alzarse con el título de Campeón de la Liga, la cual no llegó de manera fácil. Mucho tuvo que reñir el elenco dirigido por el técnico Carlos Miloc, aferrándose a la victoria en una final dirimida en un agónico desenlace de tiros de pena máxima frente a los Potros de Hierro de Atlante.

Entre campañas de grises actuaciones, los Tigres alcanzaron los cuartos de final en las temporadas 83-84 y 86-87 para salir rápidamente vencidos por Pumas de UNAM y Monarcas de Morelia, respectivamente. Lo que pareció ser un cierre positivo en los ochentas, resultó en oscuros vaticinios para los torneos disputados en los noventas. Los felinos de Monterrey apenas en par de ocasiones llegaron a cuartos de final, cayendo frente a Esmeraldas de León en la temporada 1992-93 y por los Rayos del Necaxa en 1995-96.

Actualidad Vinieron épocas mejores al mando de Ricardo Ferreti que empezó a construír una plantilla trabajadora con hombres de experiencia como Claudio Suárez y Antonio Sancho como pilares de su equipo, y aunque no se caracterizó por tener un definidor por excelencia, algunas liguillas y un subcampeonato obtenido en casa ante Pachuca fueron los resultados que entregó el brasileño.

Vino después Nery Pumpido que incorporó a Néstor Silvera en el ataque y explotó a plenitud la llegada de Walter Gaitán quien despuntó como el nuevo ídolo felino. Nuevamente el destino ponía a Pachuca en el camino felino, y los tuzos volverían a coronarse en el Universitario. Vino la época de internacionalizarse al asistir dos veces a la Copa Libertadores donde se lograron buenas actuaciones.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles