Weekly News

'Tumban' bonos a los ministros

19 de marzo de 2009.

Los diputados federales de todos los partidos dejaron para mejores tiempos reducir el salario de los ministros de la Suprema Corte, consejeros del Instituto federal Electoral (IFE) y del gobernador del Banco de México, entre otros, y a cambio les anularán todas las prestaciones, bonos y gratificaciones.

Los diputados de la Comisión de Puntos Constitucionales buscaron en un principio regular los salarios de todos los servidores públicos y evitar que en el futuro alguien gane más que el presidente de la República, pero al final de cuentas y como resultado de una negociación entre las tres principales fuerzas políticas legislativas, se acordó no reducir los salarios del Poder Judicial, Legislativo y órganos autónomos, pero sí quitarles sus prestaciones extrasalariales.



La Cámara aprobará una Ley de Salarios Máximos mediante la cual se integrarán tabuladores dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación para todas las áreas y dependencias.

El dictamen será llevado al pleno hoy en primera lectura y el próximo martes se votaría para enviarlo al Senado de la República.

Se agregó que "los poderes federales Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como los organismos con autonomía reconocida en esta Constitución, deberán incluir, dentro de sus proyectos de presupuesto, los tabuladores desglosados de las remuneraciones que se propone reciban sus servidores públicos. Estas propuestas deberán observar el procedimiento para la aprobación del Presupuesto de Egresos, en el artículo 74 fracción IV de esta Constitución y demás disposiciones legales aplicables".

Así, aunque las diversas instancias propondrán en su proyecto de presupuesto los salarios de sus altos mandos, será la Cámara de Diputados la que tenga la última palabra y decida las remuneraciones finales.

Entonces, será responsabilidad de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja el análisis, estudio y aprobación de los tabuladores salariales, que en ningún caso podrán rebasar las percepciones que tiene el presidente de la República.

Dentro del salario designado en la Constitución como una remuneración irrenunciable, se incluirá toda percepción en efectivo o en especie.

"Incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones, y cualquier otra, con excepción de los apoyos y los gastos sujetos a comprobación que sea propio del desarrollo de un empleo, y los gastos de viajes en comisiones oficiales".

Por ejemplo, un diputado federal gana 77 mil 745 pesos de dieta, más 74 mil 558 por Atención Ciudadana y Gestión Legislativa, más vales de despensa, de gasolina, más su aguinaldo de 40 días con todo y compensación de impuestos, lo que daría un total anual de casi 2 millones de pesos, cantidad superior a los 933 mil que deberían recibir por su dieta mensual.

Los diputados deberán entonces regular su salario y prestaciones, así como la de toda la alta burocracia, de tal forma que nadie gane más que el primer mandatario.

El dictamen modificado regresará al Senado de la República para su análisis y aprobación, y de aceptarse pasará a las legislaturas locales hasta tener el aval de la mitad más uno, para entonces esperar a que el presidente la publique en el Diario Oficial de la Federación.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles