Weekly News

El Tri llega más confiado para su próximo partido

31 de marzo de 2009.

La buena noticia es que tras cumplir sus respectivas sanciones, el zaguero Carlos Salcido y el atacante Carlos Vela podrán ser considerados por Sven-Göran Eriksson para el duelo contra Honduras.

Sin embargo, la mala es que el estratega sueco perderá a tres jugadores más de cara a dicho compromiso.

Ricardo Osorio, autor del autogol que liquidó a México en el encuentro celebrado hace cuatro meses en San Pedro Sula, no hará el viaje debido a una infección estomacal.

Giovani Dos Santos no se pudo recuperar de una molestia muscular y regresará a Londres. Mientras que inesperadamente el americanista Édgar Castillo "perdió su pasaporte a media semana" e igualmente quedará inhabilitado, de acuerdo con declaraciones del director de Selecciones Nacionales, Néstor de la Torre, quien expuso que intentaron, sin éxito, reponer el documento, al requerir el acta de nacimiento de alguno de sus padres, dado que Édgar nació en Las Cruces, Nuevo México, pero es de padres mexicanos.

Sin detallar, De la Torre deja ver que Sven-Göran Eriksson no llamará a ningún otro jugador para suplir estas bajas.

"El grupo está integrado, se empezó a trabajar desde la semana pasada, y aunado a que se levantaron algunos castigos a jugadores suspendidos, se determinó viajar (a Honduras) con los 22 jugadores que quedaron", precisa Néstor.

"Las bajas son malas noticias, pero al final hay muchos jugadores de calidad, por algo es la Selección Mexicana, donde están los mejores de este país y tenemos toda la confianza en los que los puedan suplir", dice Andrés Guardado.

En tanto que Jonny Magallón es uno de los candidatos para suplir a Ricardo Osorio en el duelo ante los catrachos. "Ojalá que se pueda presentar la oportunidad -dice Jonny-. Osorio es fundamental, pero vamos varios jugadores con la ilusión de ocupar ese puesto".

CREAN EL "TRENECITO"

PARA DEMOSTRAR UNIDAD Cinco días de trabajo no sólo alcanzaron para ensayos futbolísticos. Hubo tiempo para practicar la forma en la que expresarían su unión.

Durante el último entrenamiento de cara al duelo contra Costa Rica, los integrantes de la Selección Mexicana crearon el "trenecito" en reversa con el que festejaron cada uno de los dos goles que marcaron en el Estadio Azteca.

"Fue para que la gente vea que somos un buen grupo y que estamos unidos", comparte Matías Vuoso.

No importa si están en la cancha o como suplentes. El objetivo es que la mayoría de los considerados para el cotejo formen parte de la hilera. Eso sí, no deben descuidarse, porque el rival puede reanudar rápido y madrugarlos. Cada quien puede ocupar el lugar que desee. El único requisito es que el autor del gol debe encabezar la celebración.

"Todavía nos falta, tenemos que practicar, pero era parte de todo, de meter un poco de alegría, porque también hacía falta", reconoce Pavel Pardo, quien es respaldado por Leandro Augusto: "Tenemos que mejorar en la sincronización, pero lo importante es que demostramos el buen ambiente que hay, las ganas que tenemos de hacer bien las cosas".

"Se nota que hay una gran unión", presume Guillermo Ochoa. "Afuera es otro mundo y no lo controlamos, pero lo que sí controlamos es el vestuario y estamos más unidos que nunca". Precisamente, los guardametas son un buen ejemplo. "No tengo ningún problema con Memo", sentencia Oswaldo Sánchez. "Es mi amigo y con él me llevo muy bien".

Arriba el Tri a Honduras

La Selección Mexicana de futbol llegó ayer a esta ciudad y con la seguridad de ganar el miércoles el partido que sostendrá ante su similar de Honduras, dijo el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Justino Compeán. El Tricolor arribó al aeropuerto Ramón Villeda Morales vistiendo la camisa verde con el escudo mexicano, y bajo fuertes medidas de seguridad fueron transportados directamente al autobús que los trasladó al hotel donde se alojan.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles