Weekly News

Impiden a pedradas crucifixión en San Juan Ixtacala

11 de abril de 2009.

A las 15:00 horas, pobladores de la colonia San Antonio Ixtacala evitaron que la Crucifixión se concretara, pues el predio usado hace varios años está en su comunidad, los cuales apoyan al grupo de organizadores del Vía Crucis que fueron separados de la representación.

Policías municipales y estatales intentaron calmar los ánimos en el sitio donde estaban las tres cruces, pero empezaron a arrojar piedras, lo que causó lesiones leves a varios uniformados.

En cambio, en Cuautitlán Izcalli, ni el calor ni los chicotazos doblegaron a Eliseo Pérez Díaz, de 26 años, para que por octavo año consecutivo representó a Cristo en San Martín Tepetlixpan.

"Eres el ejemplo de todos. Muchos niños te vienen a ver con su fe limpia, creen en la representación y tienes que dar un ejemplo de cómo comportarte y qué hacer, y la responsabilidad es grande. Es el papel principal, si algo sale mal, si me lesiono, pues esto no se estaría haciendo", relata.

Casado y padre de una hija de un año con quienes vive en la colonia Luis Echeverría, junto a San Martín Tepetlixpan, Pérez reflexiona sobre su papel y las experiencias que le ha dado.

Dice que tal vez sea la última ocasión que personifica a Jesús, pues ya cumplió un ciclo y prefiere dar paso a otras generaciones, aunque su separación dependerá de que el nuevo Cristo esté listo.

"Esto es un hábito para todos nosotros. Hay gente de años, retirada, que en estas fechas está con nosotros, apoyándonos, acomodando, supervisando el orden. Gente que se retiró, pero sigue participando", menciona.

Para realizar al Cristo de San Martín, Pérez Díaz se preparó física y espiritualmente desde enero, ya que en el Vía Crucis carga durante dos kilómetros una cruz de pino de casi 120 kilos de pesos, recorrido en el que recibe latigazos y empujones de los soldados romanos.

El Vía Crucis de San Martín Tepetlixpa cumplió este Viernes Santo 50 representaciones y participaron 200 actores y 50 personas en la vigilancia; Alejandro Castro, presidente del Club Cardenales, organizador del evento, calcula que 35 mil personas vieron la representación.

"Lo más duro fue el calor y los latigazos", asevera Pérez Díaz, quien en una ocasión fue golpeado en la nariz y otra vez durante un ensayo se fracturó los dedos con la cruz, a pesar de lo cual participó en el Vía Crucis.

"Todos los que salimos aquí somos vecinos y amigos. Cuando me ven, se les queda la costumbre y me dicen '¿qué pasó Maestro, cómo estás?'", concluye el Cristo de San Martín.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles