Weekly News

En riesgo, la flota aérea de México

13 de abril de 2009.

Desgaste, falta de piezas y la nula modernización tienen a la flota de la FAM al borde de la desaparición.

La flota de 10 aviones caza a reacción F-5E y F-5IIE comprados en 1982 por el Gobierno mexicano durante el mandato del entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado fue adquirida para defender al país de un posible ataque de Cuba.

La compra del material aéreo nuevo -vendido a México por el Gobierno de Estados Unidos- se concretó también para disuadir a gobiernos centroamericanos de formar una coalición que intentara agredir al país, como consecuencia de diferencias políticas y del clima de inestabilidad en la región, en el marco de los años previos al final de la llamada Guerra Fría, señalan informes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El documento Panorama General del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos revela lo anterior y advierte que la ausencia de amenazas externas hacia México en los últimos 25 años, "y la propia orientación de nuestra política exterior, han sido factores que erróneamente (sic) sustentan la tesis de no desarrollar a las Fuerzas Armadas" para fomentar una verdadera defensa nacional.

El texto agrega: "El despliegue de tropas, y en general el desarrollo del Ejército (sic), no obedece a criterios de esta índole".

Sobre este punto, el libro El ejercicio de las facultades presidenciales, editado por Porrúa en 1998 y escrito por el ex presidente Miguel de la Madrid explica brevemente el contexto latinoamericano en los tiempos de su mandato y señala la gravedad de los conflictos político-militares en Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Todo este panorama se empeoró "por las iniciativas militares de los Estados Unidos en la región", que "inquietaron seriamente a México, que vio en ello una amenaza a su propia seguridad nacional".

El razonamiento y análisis del entonces jefe del Ejecutivo Federal hace poco más de 25 años motivó la decisión de comprar la flota de aviones caza F-5 a la compañía estadounidense Northtrop.

Sin embargo, los F-5, al igual que el resto de las aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), han sufrido en este tiempo un acelerado desgaste que hoy tiene a la flota aérea militar en peligro de desaparecer.

Según el documento Panorama general del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos, la FAM posee una flota de 369 aeronaves (259 aviones y 110 helicópteros), a los que se sumaron el año pasado 50 helicópteros y ocho avionetas para un total de 427 aparatos.

El desgaste, la falta de piezas de repuesto y la nula modernización de las flotas de transporte y combate tienen a estos sectores de la FAM al borde de la desaparición, señala el documento de la Sedena.

Por si fuera poco, la FAM enfrenta también un serio déficit de tripulaciones, ya que actualmente cuenta "solamente (sic) con 299 tripulaciones de vuelo, de las 554 que debería tener, toda vez que la orgánica establece que se debería contar con tripulaciones dobles, presentando un déficit de 255".

El texto detalla la manera en que se ha desgastado el material aéreo del Ejército Mexicano, señalando que la Fuerza Aérea Mexicana enfrenta desde hace décadas un severo atraso que en la actualidad sólo le permite movilizar a 2 mil 500 elementos de los 202 mil con que cuenta la dependencia.

Sin embargo, "por cuestiones técnicas (esta capacidad) se reduce a mil 800 elementos o bien 150 toneladas de carga", reconoce la Defensa Nacional en su análisis.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles