Weekly News

Niegan que obispos cuenten con escoltas

13 de abril de 2009.

Tras conocerse que el ayuntamiento de Ecatepec le asignó dos escoltas al obispo Onésimo Cepeda, fuentes eclesiásticas de 10 diócesis del país negaron que los prelados cuenten con equipo de seguridad personal.

El viernes se reveló que Cepeda admitió que tiene dos guardaespaldas, debido a que ha recibido varias amenazas de muerte.

Sin embargo, personal del las diócesis de Xalapa, Cancún-Chetumal, Tabasco, Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal, Tapachula, Cuernavaca, Querétaro, Oaxaca y de la Ciudad de México rechazaron que los obispos sean resguardados, "ya que no es necesario".

En Xalapa, el arzobispo Hipólito Reyes no cuenta con equipo de seguridad personal, a pesar de haber perdido a una sobrina en un secuestro.

El obispo de la Prelatura Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, tampoco tiene escoltas.

En Tabasco, el obispo Benjamín Castillo Plascencia sólo se hace acompañar por un chofer que maneja su vehículo compacto.

En Chiapas, ni el arzobispo Rogelio Cabrera López ni los obispos de Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas o Tapachula, se hacen cuidar por escoltas.

Felipe Arizmendi Esquivel, de San Cristóbal de las Casas, señaló que actualmente ningún jerarca católico de la entidad tiene guaruras, porque "no lo consideran necesario".

La Arquidiócesis de México justificó el hecho de que algunos clérigos como el obispo Onésimo Cepeda estén protegidos por guardias de seguridad armados, ya que la violencia no excluye a nadie.

En los dos últimos años, reveló un vocero clerical, la Catedral Metropolitana tuvo 29 incursiones violentas. Incluso, el cardenal Norberto Rivera, acompañado de su mamá, fue víctima de un acto violento.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles