Weekly News

Presidente Lugo admite paternidad de un niño

15 de abril de 2009.

ASUNCIÓN, PARAGUAY.- El presidente Fernando Lugo admitió ser el papá del niño Guillermo Armindo, nacido hace 2 años cuando el ahora mandatario era obispo emérito de la diócesis de San Pedro en el norte del país.

"Aquí y ahora, ante mi pueblo y mi conciencia, manifiesto con la más absoluta honestidad y sentido del deber, transparencia, con relación a la polémica suscitada por una demanda de filiación, que hubo una relación con Viviana Carrillo", dijo sorpresivamente el mandatario ante los periodistas en el Palacio de Gobierno.

"Asumo todas las responsabilidades derivadas del hecho, reconozco la paternidad del niño. A partir de este momento, atendiendo el interés superior, la privacidad del niño y por las altas responsabilidades que me impone la Presidencia de la República, no formularé más declaraciones", agregó. "Que la Pascua de Resurrección nos anime a seguir adelante", dijo.

El infante nació el 4 de mayo de 2007 y el ex prelado católico renunció al sacerdocio en diciembre de 2006 para postularse a la presidencia, pero el Papa Benedicto XVI sólo el 31 de julio de 2008 lo relevó de sus compromisos de castidad, pobreza y obediencia.

La pareja del ex religioso, Viviana Rosalith Carrillo, de 26 años, es oriunda del departamento de San Pedro, a 360 kilómetros al norte de la capital paraguaya, y la relación sentimental comenzó cuando ella tenía 16 años de edad, informó el abogado Claudio Kostinchok quien en representación de la mujer había presentado una demanda de paternidad en un tribunal.

En el expediente, que el mismo abogado distribuyó entre periodistas, se incluía una fotografía de una ceremonia en que Carrillo recibió de manos del entonces obispo su diploma de secundaria intermedia, ocasión en la que lo conoció por primera vez, según se explicó.

En Asunción el tema pasó a ser tema obligado de conversación.

Antoliano Aquino, un levantador de apuestas, riéndose dijo que Lugo "es un gran macho porque reconoció a su hijo pero la gente comenzará a desconfiar de los curas jóvenes".

La vendedora de refrescos Justina Martínez calificó la noticia como una "vergüenza para la iglesia que uno de sus sacerdotes haya tenido una relación amorosa clandestina".





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles