Weekly News

En 18 políticos, el destino del país

19 de abril de 2009.

MÉXICO.- Una élite política de 18 personajes tiene la fuerza para influir en el destino de los 107 millones de habitantes del país, como conductores de los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como de los principales partidos políticos y gobiernos estatales.

Tienen la sartén por el mango. Impulsan liderazgos; seleccionan candidatos a gubernaturas, alcaldías y diputaciones; mueven a hombres o mujeres como piezas de su juego de ajedrez político.

Resuelven el contenido de reformas constitucionales, de nuevas leyes, y determinan cuándo nacen éstas o las sentencian a la congeladora.

En ese Olimpo de la política, desde luego, el presidente Felipe Calderón (PAN) ostenta la posición más elevada. Pero a diferencia de antaño, cuando el jefe del Estado era el centro de las decisiones, en la actualidad con su gran abanico de facultades interactúa con la nueva élite, así como con cada uno de los otros 30 gobernadores, quienes, a su vez, son eje de la vida de sus estados.

Los 18 personajes de la élite política, por cuyas manos pasan los asuntos importantes para la nación son:

Felipe Claderón, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Beatriz Paredes, con una notable presencia del gobernador Enrique Peña Nieto (PRI); Germán Martínez, Gustavo Madero y Héctor Larios (PAN); Jesús Ortega, Javier González Garza, Carlos Navarrete, y Marcelo Ebrard (PRD) y, a través de ellos, por redes de operadores en el Congreso, los estados y las estructuras partidistas.

Además, Andrés Manuel López Obrador, así como Elba Esther Gordillo, primera figura en el Partido Nueva Alianza; Jorge Emilio González, heredero del PVEM; Dante Delgado, fundador y líder de Convergencia; Alberto Anaya, dirigente del PT, y Marina Arvizu, cabeza del partido Socialdemócrata en San Lázaro.

LA ÉLITE POLÍTICA DE 2009 El presidente Felipe Calderón ejerce el mayor poder constitucional. A ello añade su mando dentro del PAN, donde la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) está ocupada por uno de los integrantes del equipo con el que escaló el camino a Los Pinos, Germán Martínez.

Abajo de Calderón, de acuerdo con sus intereses, se desenvuelven los otros 15 liderazgos que hoy marcan el pulso de la política, y los otros cinco actores que llegan a inclinar la balanza en decisiones divididas, la característica del Congreso.

Sobresalen los priistas, aún cuando representan la tercera fuerza política, y con las gubernaturas recuperadas, hoy tienen 18 de 32 palacios de Gobierno.

El senador Beltrones es considerado entre los políticos más relevantes. Día tras día muestra su fuerza en Xicoténcatl, que se extiende a la Cámara de Diputados. Sólo habría que recordar la escena anterior a la protesta de Felipe Calderón, en la tribuna de San Lázaro, cuando la perredista Ruth Zavaleta se pone de pie y le deja libre el espacio estratégico para dicha ceremonia de relevo presidencial. Dejó huella de su fuerza en el trazo de las listas plurinominales, con nombres como Felipe Solís Acero y Alberto Cano.

Beatriz Paredes Rangel ha ganado prestigio con éxitos electorales en los estados, que colocan a su partido como gobernante de 60% de la población y con dominio en 20 de los 32 congresos locales. En la cosecha de triunfos, se agrega su propia candidatura a una diputación plurinominal, donde inscribió a su estado mayor: Cruz López, Francisco Rojas, Esther Ponce.

Emilio Gamboa Patrón, un operador político que no conoce el paso por las urnas, sino por negociaciones políticas de gabinete cuando el PRI estaba en el poder, y en las cámaras ahora. En San Lázaro manda en una red de legisladores e influye en gobernadores; tiene una ágil comunicación con los centros neurálgicos del Gobierno Federal. Cuando fue senador (2000-2006), al inicio de la vida en la Oposición, definió: "No hay decisión importante para el país que no pase por el Congreso".

Enrique Peña Nieto gobierna el Estado de México y domina la cámara local de Diputados, lo cual le permite ejercer el mando sin contrapesos. Tiene una de las Haciendas públicas más grandes de la República y la entidad es una de las principales vetas de votos. Dichos factores se traducen en capacidad de Gobierno y de ejercicio político. Es un gobernante mediático y en la Cámara de Diputados lo sigue la bancada mexiquense.

En el lado panista, Germán Martínez, presidente del CEN del PAN, ejerció su poder al designar como coordinador de los senadores panistas a Gustavo Madero, previa destitución ruda de Santiago Creel Miranda. Ése fue el inicio de una dirigencia de férreo control político, que incluye la selección personal de candidatos.

El senador Gustavo Madero y el diputado Héctor Larios, representan el poder de Germán Martínez. En sus bancadas ejercen el liderazgo y ante sus pares negocian posturas afines al Ejecutivo.

En las 5 listas de candidatos plurinominales del PAN, destaca la composición de calderonistas, con Josefina Vázquez Mota a la cabeza.

En la tercera fuerza, Jesús Ortega (PRD), como presidente del partido, cohabita bajo esas siglas con el liderazgo de AMLO. Posee influencia en el Congreso a través de los coordinadores en ambas cámaras federales.



El diputado Javier González Garza y el senador Carlos Navarrete, que dejaron pasar la toma de posesión de Calderón, defienden el programa perredista en el Congreso.

Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal, tiene de su lado a la mayoría absoluta de la Asamblea Legislativa, que sirve como "blindaje" político, pues a través de ella tiene control del ejercicio presupuestal y modula a su gusto la transparencia gubernamental.

Caso aparte es la influencia en el concierto político de Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial por el PRD, quien lidera un movimiento anclado en Convergencia y el PT. Se trata de uno de los liderazgos más poderosos, como lo mostró en la reforma petrolera, cuando orquestó la toma de las tribunas del Senado y la Cámara de Diputados, reforzadas con movilizaciones. En esas jornadas equiparó su poder al de los más encumbrados congresistas.

López Obrador tiene poder propio para postular candidatos suyos a la Cámara de Diputados, por medio de Convergencia y PT, sin que lo expulse el PRD. Líderes de distinto perfil -Claudia Sheimbaum o Dolores Padierna en el extremo- rodean esta figura que sin puesto formal lidera decenas de legisladores. Tiene asegurada una nueva representación en el Palacio Legislativo, que estará dirigida por Alejandro Encinas.

Desde la sombra política, René Bejarano, ex secretario particular de López Obrador, desprestigiado por un escándalo de corrupción, opera una estructura social.

Como integrante de la élite política, Jesús Ortega y López Obrador ejercieron su poder de mando en la conformación de plurinominales y garantizaron el acceso de su primer círculo a la Cámara de Diputados.

ELLOS, LOS NECESARIOS El sistema de tercios en el Congreso impone a las bancadas negociar acuerdos y en ocasiones para inclinar la balanza se necesita a los partidos chicos: Convergencia, PVEM, PT, Socialdemócrata.



Los dirigentes de estos partidos han ganado poder, como Elba Esther Gordillo, con el Panal. Ex priista que en 2006 pactó con Felipe Calderón y tiene posiciones en la SEP, la Lotería Nacional, el ISSSTE, entre otras.

Dante Delgado otorga el principal soporte de partido a López Obrador; Jorge Emilio González Martínez (PVEM) apoya al PRI (antes al PAN). Alberto Anaya, con un PT integrado a López Obrador y Marina Arvizu, que lidera 5 diputados.

En la cuadra priista, además de Peña Nieto, otros gobernadores acumulan historiales de poder sin frenos: Ulises Ruiz (Oaxaca), Fidel Herrera (Veracruz). Panistas han probado mandarse solos, como Emilio González Márquez (Jalisco), y Francisco Garrido (Querétaro). Mientras, Marcelo Ebrard (Ciudad de México) eclipsa a sus otros cinco colegas mandatarios perredistas.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles