Weekly News

Rice también dio el visto bueno a tortura

24 de abril de 2009.

WASHINGTON, EU.- La ex secretaria de Estado, Condoleezza Rice, se sumó a la lista de altos cargos de la Administración de George W. Bush que autorizaron la práctica de la tortura.

Tras la divulgación del nombre del ex secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, como uno de los implicados, la lista se ha ampliado a Rice y al ex fiscal general, John Ashcroft, quienes habrían dado su autorización verbal en el verano de 2002 para el empleo de métodos de interrogatorio como la asfixia simulada y castigos corporales contra presuntos miembros de la organización terrorista Al Qaeda que permanecían confinados en prisiones secretas.

Los nombres de Rice, Ashcroft y otros antiguos cargos de la Administración Bush, como el ex vicepresidente Dick Cheney, figuran en una cronología preparada por el Comité de Inteligencia del Senado que ha sido desclasificado por el Departamento de Justicia.

La ampliación de la lista de ex altos cargos de la Administración Bush en documentos desclasificados por el Departamento de Justicia que sugieren o prueban su responsabilidad en casos de tortura, ha desatado una intensa batalla en el seno del Congreso.

En este sentido, el senador republicano y ex candidato a la presidencia, John McCain, ha criticado a la Administración Obama por preparar el terreno a una "cacería de brujas", que "será malo para el país y para futuros presidentes".

Por ejemplo, hasta ayer los medios de comunicación no habían deparado en la implicación de Rice en el tema. Sin embargo, CNN destacó ayer que el 17 de julio de 2002, Condoleezza Rice, como consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que la CIA podría proceder con "métodos alternativos de interrogatorio", incluyendo la "asfixia simulada", cuando interrogue a personas como el líder de Al Qaeda Abu Zubaydah.

Las mismas técnicas también fueron utilizadas en los interrogatorios de Abd Al Rahim alNashiri, el primer acusado en Estados Unidos por el atentado al buque USS Cole en Yemen, donde murieron 17 marineros estadounidenses. En el documento del Congreso indica además que el abuso de detenidos bajo custodia estadounidense "no puede ser atribuido a acciones de unas pocas manzanas podridas a iniciativa propia".

El hecho es, señala el Congreso, "que altos cargos del Gobierno de EU solicitaron información sobre cómo usar técnicas agresivas, redefinieron la Ley para crear la apariencia de legalidad y autorizaron su aplicación a detenidos".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles