Weekly News

Mueren decenas de milicianos en ofensiva militar en Pakistán

27 de abril de 2009.

ISLAMABAD, PAKISTÁN.- El Ejército de Pakistán lanzó ayer un operativo contra milicianos, matando a "decenas de ellos" en un distrito protegido por un acuerdo de paz respaldado por el Gobierno, lo cual podría causar la reanudación de las actividades insurgentes.

Un alto funcionario del Gobierno paquistaní, sin embargo, insistió en que el acuerdo sigue "intacto".

Los combates se libraron en un distrito al Noroeste de Pakistán, en una región colindante con el atribulado valle de Swat y con Afganistán, informó ayer el Ejército.

En un comunicado militar, las Fuerzas Armadas agregaron que decenas de milicianos murieron en combates en el distrito del Bajo Dir, entre ellos un importante comandante de los milicianos. En uno de los enfrentamientos murió un miembro de las fuerzas de seguridad, dijo el Ejército.

El operativo fue lanzado ayer por pedido del Gobierno provincial y "del pueblo de Dir", dijo el comunicado.

La ofensiva fue lanzada apenas días después que el Talibán, que controla gran parte del valle de Swat, ingresó en otro distrito, Buner, situado a 95 kilómetros de Islamabad, la capital.

El Alto y el Bajo Dir se hallan al Oeste de Swat y hubo previamente informes de Inteligencia sobre actividad del Talibán en el área.

La decisión de los militares de atacar escondites de los milicianos en el Bajo Dir fue en cierto modo una sorpresa, aunque circulaban informes sobre un aumento de la presencia de los insurgentes en el área.



No había manera de verificar inicialmente las afirmaciones del Ejército de Pakistán. La mayoría de los funcionarios del Gobierno en la región no respondó a las llamadas telefónicas ayer.

Acusa Gobierno a talibanes de explosión El Gobierno de Pakistán acusó a los insurgentes talibanes de la explosión de un artefacto con apariencia de juguete que acabó con la vida de trece niños en el Nororeste del país, informó el canal televisivo Geo.

En declaraciones al canal, el consejero paquistaní de Interior, Rehman Malik, responsabilizó de la explosión a los talibanes y prometió un castigo para los autores.

Rehman Malik acusó a los talibanes de utilizar a prqueños para perpetrar atentados suicidas y anunció la apertura de una investigación, que se centrará en saber si las familias de las víctimas del atentado se negaron a entregar a sus hijos a los insurgentes.



La explosión tuvo lugar ayer en la población de Luqman Banda, situada en el distrito de Dir de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), cuando los niños vieron un artefacto con aspecto de juguete en un área cercana a una comisaría y una escuela de primaria.

Los pequeños, con edades comprendidas entre los cuatro y doce años, comenzaron a jugar con el artefacto hasta que éste estalló.

Tanto el presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, se apresuraron a condenar el suceso, acaecido en una zona donde recientemente se habían registrado varios secuestros y episodios de violencia.

Algunas áreas de la NWFP y el colindante cinturón tribal fronterizo con Afganistán sirven de refugio para numerosos grupos de la insurgencia talibán y miembros de la red terrorista internacional Al Qaeda.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles