Weekly News

Cuentan las horas para ir a la escuela

4 de mayo de 2009.

El Gobierno salió a decir "mañana no hay clases", y no sólo significó que no se levantarían temprano, sino que se suspendía el examen, la exposición, la entrega de tarea, la práctica en equipo. Sonaba bien, al principio, pero a una semana del anuncio, a millones de estudiantes ya no les causa mucha gracia.

No pueden salir porque sus papás no los dejan, igual a los de primaria que a los de prepa y universidad. No hay dónde ir. No se pueden reunir. Los videojuegos y películas ya son parte de su nueva vida, esa que viven en pocos metros cuadrados, desde el interior de sus casas. Están afinando su costumbre: llevar su vida social por Internet.

En radio y televisión les recomiendan libros y videojuegos. Los locutores hacen top-ten de los mejores juegos de mesa, eso sí, recomiendan desinfectar antes las fichas. Otros piden a los papás que hagan leer a los niños en voz alta y luego les pregunten qué entendieron.

Ellos se pasan tips por Internet. Se recomiendan revistas virtuales, videos de YouTube y juegos en línea. Los que tienen blog postean sus reflexiones sobre la epidemia y otros se están volviendo expertos en Xbox y Play Station.

David, por ejemplo, ya toca en experto todas las canciones del Guitar Hero. En una semana avanzó lo que no había logrado en meses. Tiene 15 años, estudia la secundaria en una escuela pública que no tiene página de Internet. Así que no hay tarea, él y su hermana se quedan solos en casa a esperar a que sus papás regresen de trabajar. Hacen el aseo, calientan su comida y tienen prohibido asomar la nariz siquiera a la ventana.

Vanesa tiene 13 años y ya volvió a ver todas las películas de Hilary Duff. Está aburrida. "Ya no me parece tan bueno estar sin clases, ya me desesperé. Me conecto como 8 horas al día a Internet, pero todos mis amigos están igual".

Vanesa y David son parte de los 34 millones de niños y jóvenes que no tienen clases debido la contingencia sanitaria. Sus opciones para seguir con clases o por lo menos con alguna instrucción de sus profesores es poca. David va en una escuela pública y la SEP sólo ha ofrecido programación educativa en las televisoras públicas del Gobierno Federal. El Canal 11 TV México ha acordado con la Secretaría de Salud mantener, de 10 a 11 de la mañana, un programa informativo con expertos, totalmente en vivo.

El Canal 22 y el Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa, ILCE, aportarán producciones propias y de reciente adquisición para transmitir por otras televisoras públicas estatales. Eso nada más. David ni siquiera los ha visto, prefiere seguir pegado al Guitar Hero.

Vanesa va a un colegio particular, pero no hay página Web y no la han contactado por mail. Mientras ha aumentado las horas que pasaba en su lap-top, a 12.

Varios colegios particulares han llamando a los papás para avisarles que en sus páginas Web habrá instrucciones para recuperar el curso.



El encierro ha aumentado. Todavía el fin de semana pasado los más grandes se reunieron en bares y fiestas, pero la alerta subió y ahora se aferran a la televisión, videojuegos y la computadora.

La fecha es, hasta ahora, el 6 de mayo. Muchos lo dudan, pero lo anhelan. "No me importa levantarme temprano, me urge ver a mi novio y amigos, ir a la escuela, al cine, tomarme una cerveza, saludar de beso a todos, estoy harta", dice Elizabeth, de 19 años, quien no recuerda haber pasado 168 horas seguidas en casa.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles