Weekly News

Dejan al telescopio Hubble rejuvenecido

20 de mayo de 2009.

El rejuvenecido telescopio espacial Hubble partió al espacio exterior ayer con más potencia que nunca para lograr nuevos descubrimientos.

"Es hora de comenzar el espectáculo", dijo Eric Smith, científico del programa.

El Hubble -en óptimas condiciones tras cinco días de reparaciones y actualizaciones- fue lanzado suavemente por la borda por los astronautas del transbordador Atlantis, los últimos seres humanos en ver de cerca al observatorio de 19 años de antigüedad.

Fue la última misión de la NASA para repararlo y, a pesar de que tuvo caminatas espaciales con momentos de angustia y júbilo, resultó ser "exitosa en un 110%", señaló David Leckrone, científico del proyecto.

"Hoy comienza la segunda revolución del Hubble", afirmó un emocionado Leckrone desde Houston.

Smith recordó algunos de los logros del Hubble, como determinar la edad del universo, descubrir materia oscura y estudiar planetas alrededor de otras estrellas.

"Ahora es incluso mejor. Realmente espero poder ver las cosas que están por venir", dijo.

El transbordador y el telescopio acababan de cruzar el Atlántico y se encontraban a 563 kilómetros de altura sobre el Noroeste de África cuando la astronauta Megan McArthur usó un brazo mecánico para soltar las amarras que sujetaban al Hubble. El transbordador se alejó lentamente.

"El Hubble quedó liberado", informó el comandante Scott Altman. "Ha regresado a su viaje de exploración mientras nosotros tomamos medidas para concluir el nuestro. Este viaje ha sido increíble para nosotros también".

Liberado el Hubble, los siete astronautas se preparaban para el regreso a la Tierra, previsto para el viernes. Inspeccionaban su nave para asegurarse que no hubiera recibido golpes de chatarra espacial.

La órbita inusualmente alejada de la Tierra significaba un riesgo mayor para el transbordador y su tripulación debido a la falta de un refugio, razón por la cual la NASA mantenía una nave de rescate en alerta hasta el final de la misión.

Durante cinco días de caminatas espaciales espectaculares, la tripulación del Atlantis trabajó incansablemente en la reparación del observatorio. Cuatro astronautas, trabajando por parejas, instalaron instrumental científico de alta potencia y repararon dos artefactos, algo que nunca se había intentado en órbita.

Pudieron hacerlo a pesar de tornillos trabados, giroscopios mal ajustados y trozos de material aislante arrancados.



La NASA dijo que los esfuerzos extraordinarios de los astronautas no sólo repararon el Hubble sino que le dieron otros cinco a 10 años de vida para revelar nuevos secretos del cosmos.



A finales de este mes el nuevo Hubble presentará sus primeras imágenes, pero sólo para asegurarse de que sus partes funcionan adecuadamente. La imagen será un conjunto de estrellas muy conocido en la constelación de Sagitario que tienen el aburrido nombre de NGC6681.

Los astrónomos conocen este grupo de estrellas desde hace casi 230 años y se encuentran a unos 29,000 años luz.

Después de 2020 la NASA enviará una nave espacial para regresar al telescopio a la atmósfera hacia una tumba en el mar. Los astronautas instalaron un anillo de atracada especialmente para ese propósito.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles