Weekly News

Un indio quiere llorar

23 de mayo de 2009.

Pachuca derrotó 2-0 a Indios de Ciudad Juárez en el Estadio Olímpico Benito Juárez, en partido de ida de las semifinales del Torneo Clausura 2009. El Pachuca es uno de esos verdugos que juega con las ilusiones de sus víctimas.

Sabedores de la capacidad para finiquitar el duelo, sin importar el momento, los Tuzos gozan en cada paso que dan a la final.

Y es que la escuadra de Enrique Meza ha hecho válida la primera mitad de las semifinales, con un claro 0-2 en la ida ante Indios, marcador suficiente para obligar a La Tribu a ganar por tres en el Hidalgo si en verdad quiere alcanzar la final.

La misma historia que ante los Jaguares una semana antes. Y conste que salió barato para el cuadro de la frontera, que después de maniatar al Toluca en cuartos, ahora cometió un grave error: dejar libre a Christian Giménez, volante hidalguense. Tal como pocos, el argentino se encargó de hacer grande una jugada que de origen no parecía tener sello de gol. Fue al minuto 18 cuando Giménez se coló por el centro para fildear un largo servicio, que cabeceó para que el esférico se le escurriera a Cirilo Saucedo, luego de pegar en el poste.

Los intentos de los Indios para igualar el marcador terminaban en donde daba inicio el trabajo de la bien formada zaga visitante.

La suerte tampoco estuvo con los de casa. Porque ni siquiera la inyección anímica tras el ingreso de Julio Frías fue suficiente para que los locales viajaran a Pachuca con una desventaja menor. Un tiro al poste de Santibáñez y algún otro remate perdido fue lo mejor de La Tribu en el complemento.

El Pachuca lo sentenció sobre el final. Cuando Luis Montes, en plena agonía, marcó el 2-0, y sólo Cirilo Saucedo, el arquero local, evitó una humillación mayor. Ahora, los Indios parecen despertar del sueño, ante una misión que parece imposible: pagar la visita a los Tuzos y vencerlos, al menos por tres goles de diferencia en el Hidalgo, en la misma historia de hace una semana.

'CHACO' GIMÉNEZ, MOTOR DEL PACHUCA Ya ni siquiera resulta extraño que suceda. El argentino Christian "Chaco" Giménez está acostumbrado a cargar con el Pachuca y llevarlo a las más altas instancias.

Hoy no fue diferente. Es un motor incansable, y peor se pone la situación para los rivales si se les ocurre darle libertades.

Para Indios, cuando se dieron cuenta de su osadía, era demasiado tarde. El "Chaco" ya había hecho estragos en el arco de Ciudad Juárez.

Y es que es un enigma la fórmula para marcarlo.

Si se le cierra la cancha, el argentino recurre al disparo de media distancia, dinamita pura que sale desde sus educadas piernas.

Si en cambio se le deja libre, entonces el desastre puede terminar igual con un fierrazo que con un remate de cabeza.

Así lo hizo ayer. Esperó el servicio por encima de la zaga y ahí remató, sin volverse loco. Cuidando la fuerza y la distancia, presumiendo una colocación que atestiguó la base del poste para luego ir a celebrar el gol. Pero sus funciones no paran ahí, no, es mucho más que un mero motor ofensivo.

Giménez es disciplinado como el que más, de ahí su carácter de indiscutible entre los elegidos por Enrique Meza.

Y es que, el "Chaco", así como es el primero en pedir el balón a la hora de ofender, también es el primero en marcar. El primero en achicar la cancha del rival, en meter una barrida, vaya, en bajar a cubrir el hueco de un compañero que se rezaga.



Por eso, Indios padeció tanto para contrarrestar el medio campo de Pachuca.

Porque nunca supo la manera de cerrar los espacios para Giménez, un tipo que sabe moverse por toda la cintura cuando los espacios empiezan a desaparecer.

Modesto, Enrique Meza, asegura que no se puede calificar como "arrollador" a su Pachuca, que a pesar de las palabras de su técnico mantiene la imagen de una máquina que hace futbol.

El estratega de los Tuzos destacó las dificultades que representó jugar en el campo de Indios, a quienes felicitó por lo logrado hasta estos momentos. "El equipo de Ciudad Juárez se ha ganado un enorme respeto por lo hecho durante la temporada y hasta estos momentos, pero la pelota sigue rodando y debemos mantener el trabajo", dijo.

Meza tranquilo; Eugui seguirá en lucha

Y agregó que "sacamos un buen resultado, pero tenemos que intentar incrementar el marcador para ser merecedores de jugar otra final".

Por su parte, Héctor Hugo Eugui, entrenador de Indios, mantuvo la esperanza que comenzó con lograr la permanencia en Primera División, y que quedará, si salen mal las cosas para ellos, hasta el domingo por la tarde.

"No nos vamos a dar por muertos. Aún estando muertos vamos a seguir luchando", dijo el estratega de La Tribu, quien agradeció a la afición por el apoyo mostrado aún en la derrota. "No hay imposibles en la vida. Tenemos 90 minutos, en los cuales debemos buscar el marcador".





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles