Weekly News

Truena Monterrey

26 de mayo de 2009.

Desbocado, el run run que corre en los cerrados círculos empresariales de Monterrey habla de la inminente destitución de Dionisio Garza Medina como presidente del Grupo Alfa, en un cambio drástico de estrategias frente al fragor de la crisis

La poda podría alcanzar, en paralelo, al presidente del Grupo Vitro, Adrián González Sada, y aún, en lo que significaría la mayor de las sorpresas, al de Cementos Mexicanos, Lorenzo Zambrano.

La exposición de motivos alude, naturalmente, a las fallidas apuestas realizadas por las empresas en materia de derivados, cuyo eje se inscribe en la falta de previsión sobre la magnitud de la catástrofe que se venía encima.

De acuerdo a los expertos, la maquinaria empezó a tronar desde mayo del año pasado, lo que obligaba a implantar medidas cautelares.



La paradoja del caso es que, aislado en su momento, descobijado frente a las andanadas que le lanzaron los pistoleros del gobierno, ahora resulta que el magnate Carlos Slim tenía razón cuando hablaba de prevenirnos frente a una tormenta peor a la provocada por la gran depresión de 1929.

Los que le colocaron los clavos a la cruz al empresario ahora lo califican de mártir, en un cuadro que pinta también el rostro del gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, y aún el del ex secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, quienes predijeron la tragedia económica con pelos y señales.

Lo curioso del caso es que en lugar de lanzar los obuses contra el gobierno, que de alguna u otra manera los reprimió por el alerta temprana, éstos apuntan a las cúpulas empresariales, a las que acusan de no haber promovido una estrategia oficial coherente ante el tamaño del alud.



Digamos que sus dirigentes se dedicaron a aplaudir lo que se califica de "medidas estornudo" (por repentinas y dispersas) del gobierno, sin exigir siquiera su aplicación correcta.

El problema es que el alerta roja que se lanza desde el interior de los consejos de administración de los corporativos de la capital de Nuevo León llega cuando, finalmente, el gobierno ha reconocido la magnitud de una catástrofe cuya dimensión la documenta la caída de 9.7% de la economía a partir de octubre del año pasado.



Aceptado ante la Comisión Permanente del Congreso por el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, que el déficit presupuestal podría llegar este año a más de 400 mil millones de pesos, la pelea, hoy, será cómo enfrentarlo.

En el jaloneo, mientras el gobierno, alentado por el ex presidente Ernesto Zedillo, plantea elevar las tasas impositivas, empezando por el Impuesto al Valor Agregado en alimentos y medicinas, las grandes empresas pugnan por la desaparición del Impuesto Empresarial a Tasa Única, y aún la devolución de una parte de los tributos recaudados.



El argumento habla de que ésta es la única posibilidad de liquidez frente al desplome de las exportaciones, la caída del mercado interno y el encarecimiento del crédito bancario y bursátil.

Y aunque está latente la posibilidad de un mayor endeudamiento, ésta choca con la tradicional crítica a los gobiernos priístas, con énfasis al de Luis Echeverría y José López Portillo.

La catarata, en su momento, la hizo suya el PAN.

La cargada apuntaría a una drástica reducción del gasto corriente del gobierno, lo que implicaría la cancelación de dependencias que se consideran inútiles y, naturalmente, la supresión de miles de plazas laborales en todos los niveles.



El jaloneo, pues, será de pronóstico.

Por lo pronto, la furia de los grandes corporativos apunta hacia las cúpulas empresariales y su aletargamiento.

En lo que representa un tanque de oxígeno para pequeñas y medianas empresas, la Canacintra logró, con apoyo de la Secretaría de Economía, revivir un programa de financiamiento implantado hace dos años.

En la primera etapa participa la sociedad financiera de objeto limitado Hir, quien colocaría en la mesa apoyos por 100 millones de pesos para modernización de maquinaria y equipos. La intermediaria encabezada por Carlos Fuentevilla precalificará de forma inmediata a los interesados.

CAÍDA LIBRE

¿Se acuerda usted que en 1995, al fragor de la crisis, sacó la casta el sector exportador del país para empujar la recuperación? ¿Se acuerda usted que en 1999, cuatro años después, México se ubicaba como la octava potencia exportadora del planeta?

Bien, pues hete aquí que hoy estamos en el escalón 16.

La caída libre la explica en parte la depresión del mercado interno de Estados Unidos; el boicot hacia ciertos productos tras el escándalo provocado por la epidemia de influenza A H1N1, y la imposibilidad de diversificación, en un escenario en que 89.5% de las ventas se orientan hacia el país del norte.Ahora que el potencial desde 1991 sigue siendo el mismo, dado que sólo 300 empresas realizan 76% del total de ventas al exterior.Como usted sabe, en abril pasado las exportaciones cayeron 38%.

OTRO CACHITO

En lo que representa el juego del Tío Lolo, la Comercial Mexicana logró la enésima tregua por parte de los bancos que iniciaron procesos civiles en su contra en Estados Unidos, cuyo plazo se vence el 27 de mayo, es decir, mañana.

Lo curioso del caso es que, según la firma mercantil, esta vez la solicitud la plantearon las propias acreedoras, de acuerdo a ello para analizar despacito la oferta de reestructura.



OPERACIÓN TORTUGA

A casi 40 días del terrible accidente en el Ferrocarril Suburbano, un alcance entre dos convoys que produjo 109 heridos, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes aún no concluye el peritaje para deslindar responsabilidades, por más que se había hablado de un mes.

Se diría que se mantiene el velo de protección sobre la firma española Constructora y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), quien había perdido originalmente la licitación para construir y operar la ruta, sesgándose finalmente el fallo a su favor.La ganadora era la firma francesa Alsthom.

DERRAMA MILLONARIA

En lo que pareciera la puntilla para la división del sindicato minero, la empresa Mexicana de Cobre, filial del Grupo Minera México, le está entregando a sus dos mil 500 trabajadores una derrama de 756 millones de pesos por concepto de reparto de utilidades.

El prorrateo para quienes laboraron todo el año pasado llega a cantidades que oscilan de 280 mil a 450 mil pesos por trabajador.

La moraleja es simple: vean a sus compañeros de la Mina de Cananea los trabajos que están pasando para sobrevivir.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles