Weekly News

Mensajes revelaron problemas en Airbus

15 de junio de 2009.

Una oleada de mensajes automáticos enviados por la computadora del avión de Air France que se estrelló en el Océano Atlántico minutos antes de su desaparición hace dos semanas incluye uno sobre problemas con un dispositivo de seguridad del timón, pero eso no alcanza a explicar el accidente que mató a 228 personas, dijo un experto en aviación.

Un funcionario del sector de la aviación, que está familiarizado con la investigación que realiza Air France del accidente, dijo que la transcripción completa de los mensajes subida en la Internet en www.eurocockpit.com es auténtica, pero no permite hacer conclusiones.

El avión volaba de Río de Janeiro a París el 31 de mayo cuando se topó con tormentas muy fuertes.

Uno de los 24 mensajes automáticos enviados por el avión minutos antes de desaparecer indica un problema con el 'limitador del timón', un mecanismo que controla qué tanto puede moverse el timón del avión. El estabilizador vertical casi intacto, que incluye el timón, fue recuperado del mar por equipos brasileños.

'Hay gran cantidad de información, pero no muchas claves', dijo el funcionario, que pidió no ser identificado pues no está autorizado a hablar del tema.

Si el timón se mueve demasiado lejos mientras viaja rápidamente, podría desprenderse y llevarse consigo el estabilizador vertical, algo que según las hipótesis de algunos expertos puede haber pasado, al observarse los daños relativamente menores al estabilizador.

La fuente, sin embargo, dijo que el mensaje del error relacionado con el limitador del timón no indicó que funcionara inapropiadamente, sino que se había bloqueado debido a las lecturas contradictorias de velocidad. El funcionario dijo que aeronaves como el Airbus A330 envían de manera automática mensajes cada minuto durante todo el vuelo. Esos mensajes son usados por la tripulación en tierra para hacer reparaciones una vez que aterriza la aeronave.

Los investigadores se han concentrado hasta ahora en la posibilidad de que monitores externos de velocidad, conocidos como tubos Pitot, se hayan congelado, ofreciendo datos falsos a las computadoras del avión. Hasta el momento no hay evidencias de una explosión o de un acto terrorista. Una serie de datos apuntarían más bien a que la aeronave sufrió una serie de fallas catastróficas en su sistema de navegación.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles