Weekly News

Dice prostituta que fiesta de Berlusconi parecía 'un harén'

26 de junio de 2009.

Patrizia D'Addario, la principal testigo en la indagación por presunta inducción a la prostitución en las fiestas de Silvio Berlusconi, emplazó al primer ministro a presentar las pruebas de que ella recibió el mandato y la retribución para dañarlo

En entrevistas publicadas este jueves por los diarios La Repubblica y La Stampa, D'Addario insistió en que no partió de ella la iniciativa de denunciar los hechos, sino que fue convocada como testigo por la fiscalía de Bari, que indaga la presunta inducción a la prostitución.

En una entrevista con el semanario Chi (Quién), del grupo editorial Mondadori (de su propiedad), Berlusconi acusó a D'Addario de haber recibido el 'mandato preciso y retribuido' de alguien que no identificó para dañarlo.

'Estoy esperando que el presidente del Consejo (de Ministros) diga los nombres (de quién le habría pagado), que vaya a la autoridad judicial', dijo D'Addario.

Reconoció ser una 'escort' (prostituta de lujo) y confirmó haber recibido solamente mil euros por las dos ocasiones en que asistió a fiestas de Berlusconi en el Palacio Grazzioli, la residencia romana del primer ministro.



Dijo que cuando se dio cuenta de haber sido 'engañada', porque Il Cavaliere no respetó la promesa de ayudarla a obtener los permisos para la construcción de un hotel, pretendió revelar todo al semanario Oggi, pero fue detenida por su abogado.

'Con grande sorpresa de mi parte fui convocada como testigo por el fiscal el pasado 8 de junio', declaró.

El caso salió a la luz cuando la fiscalía de Bari indagaba al empresario Gianpaolo Tarantini, titular de la empresa Tecnhospital, por presuntos sobornos para obtener concesiones de obras.

Durante la investigación fueron interceptadas conversaciones telefónicas en las que Tarantini se refería al pago a mujeres para que asistieran a fiestas de Berlusconi, por lo que la fiscalía abrió otra indagación por presunta indución a la prostitución.

D'Addario confirmó que en la primera fiesta de Berlusconi, a la que asistió en octubre pasado, había unas 20 mujeres, incluidas dos 'escorts' lesbianas que trabajaban siempre en pareja.



Dijo que Berlusconi, con quien pasó una noche el día de la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos, sabía todo de ella, por lo que ahora le resulta 'extraño' que el primer ministro diga que no la recuerda.

La mujer insistió en que decidió grabar con audio y video los encuentros 'importantes' para defenderse, a raíz de una historia violenta que tuvo con un hombre en el pasado.

'Ahora me han puesto en la hoguera como Juana de Arco', comentó y aseguró conocer lo que es un harén, pues ha estado con jeques en Dubai.

'El harén es una cosa seria. Los hombres adelante y las mujeres atrás; es una forma de respeto; aquí en cambio hay solamente un jeque prepotente (Berlusconi)', declaró.

'En esta historia quien sale perdiendo es la suscrita, yo mantengo a mi familia, a mi madre y a mi hija. Hubiera sido más sencillo quedarme callada, pero no podía no responder a las preguntas del magistrado que me convocó', afirmó.







Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles