Weekly News

En crisis bolsillos de mexicanos

30 de junio de 2009.

La presente recesión está apabullando los de por sí deteriorados bolsillos de los mexicanos. Durante la crisis de 1995, los salarios contractuales reales cayeron hasta 40%, es decir, mucho más que el descenso registrado en el presente año; aunque en esta ocasión, la crisis encuentra un poder adquisitivo de la población golpeado por décadas.

De hecho, con la actual crisis, el poder de compra de los trabajadores retrocedió ocho años, a los niveles que se tuvieron en 2000.

Hace años que los salarios reales no suben sostenidamente en el país, y por ende persiste en los bolsillos y el sentir de la población mexicana el amargo sabor de las recurrentes crisis de los 80, la de 1995, y la actual recesión de la economía internacional.

"Si se considera el rezago en el poder adquisitivo resultado de crisis anteriores y se suman los efectos de esta nueva crisis, vemos que el salario promedio real en el país regresó a los niveles de 2000", explicó Eduardo Loría, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El académico mencionó que "las crisis tienen efectos rezagados y muy fuertes sobre la economía en términos de empleo y salarios, y tras una importante crisis, la economía tarda mucho en regresar al nivel que hubo previo a la misma".

"Simplemente, la crisis de 1995 hizo que los salarios en un año se desplomaran y que llegaran al nivel que tuvieron en 1988", agregó el investigador Eduardo Loría.

De hecho, aunque a partir de 1997 hubo una rápida recuperación de los salarios reales gracias al crecimiento de la economía estadounidense, y si bien los salarios llegaron al punto más alto en 2003 y 2004, éstos apenas alcanzaron el nivel que tenían en 1993, comentó el especialista.

"La presente crisis encuentra a una sociedad que acumula una pérdida muy grande de poder adquisitivo, tanto por las crisis previas como por el manejo que se le dio a la política económica para buscar salir de las mismas", indicó por su parte José Luis de la Cruz Gallegos, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). En este sentido, manifestó, la actual recesión toca a una sociedad que ha sido afectada seriamente por este proceso previo, y por lo tanto existen muy pocos márgenes para que la sociedad sea capaz de enfrentar, con un mayor ahorro o capacidad de compra, estos problemas de falta de empleo y limitada generación de riqueza, abundó.

"En consecuencia, esta crisis viene a exacerbar los problemas estructurales de los últimos 30 años", expresó el especialista del Tecnológico de Monterrey.

De acuerdo con Araceli Damián, investigadora de El Colegio de México (Colmex), la debilidad observada por los salarios reales en el país desde 1976 se profundiza con la actual crisis, pues se han perdido importantes fuentes de empleo en el país; sobre todo en aquellas áreas que cuentan con cobertura social como lo es el sector de las manufacturas. "Hasta los años 70 hubo una mejora en ciertos sectores laborales relacionados con el esquema de sustitución de importaciones de esa época; pero con la apertura comercial se ampliaron los problemas de pauperización y menor generación de empleos", explicó Damián.

RETROCESOS

"Siempre las crisis tendrán efectos muy fuertes sobre el empleo y los salarios, y no son cosas que se recuperen de un año a otro", señaló Eduardo Loría, investigador de la UNAM. Esas caídas duran y para regresar al nivel que hubo previo, se tarda mucho la economía en hacerlo. Además de que se tiene que considerar la caída y lo que se dejó de ganar si no hubiera ocurrido la crisis, abundó.

"Con crisis de magnitudes como la actual, la economía tarda entre cinco y siete años en regresar al nivel al que se estaba previamente; y si se considera lo que dejamos de ganar como consecuencia de la crisis, el efecto es de 10 a 15 años", anticipó Eduardo Loría.

"Es decir, que retrocedimos bastante, y tardaremos bastante tiempo en recuperarnos", explicó el especialista.

Y aunque la caída esperada en los salarios medios reales para este año de ninguna manera será de 50%, estimamos que el retroceso será de 7%, según el pronóstico del también encargado del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (Cempe).

El deterioro del salario real en el país tiene su origen en la falta de generación de empleo y riqueza señala el investigador del ITESM.

"El problema del país es que no hay un proyecto económico que genere mayor crecimiento, de tal forma que crezca el pastel para poder repartirlo mejor. En una palabra no generamos riqueza", dijo José Luis de la Cruz, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Para el académico, el país carece de una política industrial y sectorial que permita un crecimiento sostenido de la actividad económica. Además, se requiere orientar eficientemente recursos educativos y de salud, y reformar el gasto público para que éste tenga un impacto sobre el bienestar y el crecimiento.

Según el académico del ITESM, los problemas de desempleo e inflación que se ocasionaron en la crisis de 1995, y en las de los 80, mermaron las capacidades adquisitivas de la población, problema que desafortunadamente no se solucionó con el control de la inflación.

"La medicina aplicada para enfrentar el problema inflacionario a través de una política monetaria muy restrictiva fue lograda en gran parte mediante el control de los salarios, lo que acabó implicando que no hubiera una recuperación de los efectos dañinos de las crisis previas sobre el salario", indicó.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles