Weekly News

Hallan al menos 14 cadáveres en fosa común en México

2 de julio de 2009.

Entre 14 y 15 cadáveres fueron hallados en una fosa común en el centro de México, informó el miércoles la policía, que consideró a los occisos probables víctimas ejecutadas por la banda de sicarios de Los Zetas.

Los cadáveres estaban tan quemados que las autoridades no eran capaces en lo inmediato de esclarecer su número. La identificación sería sumamente complicada.

El procurador general de Justicia del estado de Guanajuato, Carlos Zamarripa, dijo que los cadáveres estaban amontonados en una sola fosa descubierta el sábado, un día después de un enfrentamiento a tiros entre policías y presuntos integrantes de los Zetas, en el poblado de Apaseo el Alto.

Doce presuntos sicarios murieron, 12 fueron capturados y un agente policial resultó herido en la confrontación, dijeron las autoridades.

Tras aquel enfrentamiento, se incautó un arsenal formado por fusiles de asalto, granadas y chalecos antibalas, dijo Zamarripa, y las investigaciones sobre el tiroteo llevaron a las autoridades a la fosa común.

En tanto, las autoridades federales informaron el miércoles que detectaron más de cuatro toneladas de un químico utilizado para la fabricación de drogas sintéticas.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) en conjunto con la Procuraduría General de la República (PGR) anunciaron que en el occidental puerto de Manzanillo, Colima, localizado a 533 kilómetros de la capital, se logró el decomiso de 80 tambos con una capacidad aproximada de 50 kilogramos cada uno, repletos de una sustancia conocida como piperonal, usada como precursor en drogas como el éxtasis.

El SAT informó que los 80 tambos (bidones o barriles) fueron encontrados en un contenedor que arribó a Manzanillo el 1 de marzo del 2009, a bordo del buque MSC Debra, procedente de Shangai, China.

No hay detenidos hasta el momento.

Mientras, en el estado de Veracruz, las autoridades hallaron el cuerpo y la cabeza de un hombre decapitado, aparentemente víctima de la guerra entre carteles narcotraficantes.

Habitantes del poblado de Boca del Río descubrieron el cuerpo el miércoles poco después de la medianoche. Estaba atado de pies y manos y el torso mostraba señales de tortura, características encontradas en víctimas de rencillas por drogas.

La policía se negó a difundir el contenido de una carta que los asesinos habían pegado al cuerpo.

Las autoridades de la vecina ciudad de Veracruz hallaron una cabeza cercenada, al parecer perteneciente al cuerpo hallado en Boca del Río.

Más de 10.800 personas han muerto por hechos de violencia vinculados a drogas desde que el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el crimen organizado en el 2006.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles