Weekly News

Chihuahua; primer lugar en abstencionismo

4 de julio de 2009.

Con una promoción de parte de actores políticos del voto en blanco, así como un desinterés total de la ciudadanía de acudir a las urnas, el estado de Chihuahua ocupa el último lugar en participación electoral, es decir, el abstencionismo se incrementa año con año en niveles impresionantes en el estado más grande de la República Mexicana.

El estudio más reciente sobre el abstencionismo en el estado de Chihuahua señala que la baja participación electoral o abstencionismo es un fenómeno complejo porque son varios los factores que influyen para que éste se dé, donde destacan como principales causas el desencanto y malestar con la política en general y los políticos en particular.

Además, son causas del abstencionismo el analfabetismo político; las contradicciones entre discurso y práctica democrática; una mínima participación en la población joven; ciudadanía de bajo perfil; baja calidad de la democracia; tendencia hacia el individualismo y baja percepción de los políticos profesionales.

Esto continuamente se ve reflejado en las urnas y, a pesar de que se espera una buena participación por parte del Instituto Federal Electoral este próximo 5 de julio, el panorama de participación no es el ideal, ya que las estadísticas así lo demuestran.

Datos proporcionados por el Instituto Estatal Electoral señalan que la participación electoral estatal de 1992-2007 ha disminuido aproximadamente un 26 por ciento, lo que coloca al estado en último lugar en participación de la ciudadanía en las urnas.

El último estudio realizado destaca que la ciudad de Chihuahua alcanzó su punto máximo de participación electoral en la elección presidencial del año 2000, y aún así votó en tan sólo 65%, o sea presentó un 35% de abstención. La reciente elección para renovación del Ayuntamiento, celebrada en el 2007, significó una participación en el municipio de 42%, es decir, 58% de abstención. Cierto es que comparar una elección presidencial y una local puede no ser tan significativo como parece.

La elección federal presidencial parece tener más aceptación entre los ciudadanos que las demás. Con todo y eso podemos establecer otro punto de comparación: La elección presidencial del 2006. El proceso que vio electo a Felipe Calderón llevó a los chihuahuenses a votar en un 58%, de tal manera que la elección presidencial del 2006 fue menor en 7 puntos porcentuales que la del 2000, es decir, el abstencionismo aumentó de una elección presidencial a otra. Si llevamos este comparativo al terreno de las elecciones en donde se compitió por el trabajo de gobernador del estado la participación ciudadana también vino abajo. En el 2004 los chihuahuenses votaron en un 49%, dándole el puesto a José Reyes Baeza. En 1998, cuando se quedó en el Palacio de Gobierno Patricio Martínez, lo hicieron en un 60%. Esto representa un crecimiento del abstencionismo en 11 puntos porcentuales.

Para contar con un panorama completo, incluyente de los tres niveles de Gobierno a los que responde el chihuahuense, al igual que todos los mexicanos (Federal, Del Estado y Municipal), tenemos que las dos elecciones para la renovación de ayuntamientos que se han celebrado de manera individual en la capital del estado grande, o sea que no están acompañadas de otro tipo de elección federal o estatal, son la reciente del 2007 y la del año 2001. Entre ellas, el crecimiento del abstencionismo se presenta en menor medida que los mencionados para elecciones federales y estatales, pero al fin es un incremento. En el 2001 el abstencionismo de la ciudad se registró en 56.47% y en el 2007 en 57.46%. La diferencia en este caso es de tan sólo un punto porcentual, de tal manera que estas cifras que arroja el estudio colocan al estado de Chihuahua como último lugar de participación electoral, junto con el estado de Oaxaca, con un 38 por ciento, pero donde hay que recalcar que el estado de Oaxaca presentó en las últimas elecciones un bajo porcentaje de participación electoral debido a los conflictos que se registraron en dicho estado.

Los índices señalan que Chihuahua se encuentra en último lugar de participación electoral, seguido de Oaxaca, Baja California, Sinaloa, Aguascalientes, Tamaulipas, Michoacán, Zacatecas, Durango, Puebla, Veracruz, Tlaxcala y Yucatán.

Se hizo todo para obtener una buena participación en las urnas: IFE En relación al abstencionismo el vocal ejecutivo del Instituto Federal Electoral, Eduardo Rodríguez Montes, comenta que se espera una buena participación electoral este próximo 5 de julio, ya que se realizó todo lo posible para promover la democracia.

“Esperamos muy buena participación en estas elecciones federales, ya se tiene el estudio final en Chihuahua y es de más de 2.5 millones de electores, por lo que se espera que todas las boletas sean utilizadas”, comentó.

Explica que existe un trabajo muy intenso por parte del Instituto Federal Electoral para promover el voto, pero destacó que esta es una tarea que se debe de realizar además por los candidatos, los partidos políticos y las mismas autoridades electorales.

“Estamos esperando una buena participación ciudadana a pesar de que hay tendencias que se deben revertir, esto a través de una cultura político-democrática para tener la oportunidad de elegir a nuestros representantes”, agregó.

observador.com.mx



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles