Weekly News

Batallan maquiladoras para cumplir normas ambientales

5 de julio de 2009.

En materia de cumplimiento de las normas ambientales, son muchos los asuntos que les causan dolores de cabeza a las empresas maquiladoras en Ciudad Juárez. Desde requisitos excesivos, hasta interpretaciones distintas a la ley por funcionarios de una misma dependencia, según reveló JUAREZ EL PASO NOW.

Tal es el caso de la autoridad municipal, que se ha negado a facilitar los trámites para que exista una sola Licencia Ambiental que cubra los requisitos de los tres niveles de gobierno. Motivo por lo cual, la autoridad federal esperará al cambio de administración local para intentar establecer un programa de facilitación.

José Ignacio Legarreta, delegado federal de la SEMARNAT –Environmental Mexican Agency- en Chihuahua, dijo que hasta hace poco existía la Licencia Ambiental Unica, con más de diez años de existencia y respaldo federal, indica la prestigiada publicación binacional.

Dicha licencia permitía que el gobierno federal, el estatal y la Junta de Aguas y Saneamiento de Ciudad Juárez, emitieran un documento que amparara las operaciones de las maquiladoras. Sin embargo a partir de la actual administración del Gobierno Municipal de Ciudad Juárez, se decidió no dar continuidad a dicho proyecto.

El funcionario dijo que hace poco las empresas hacían un único trámite en el municipio y ahora tienen que visitar a cuatro entes distintos para obtener el permiso. Aunque, puntualizó, existe la voluntad de los gobiernos federal y estatal para continuar en el corto plazo.

Otro de los problemas que enfrentan las maquiladoras, es la discrepancia que surge entre los inspectores de la PROFEPA, a la hora de revisar las operaciones de manejo de residuos y emisiones al ambiente, con la normatividad de la SEMARNAT, explica José Luis Rendón, abogado ambientalista del despacho LEX CORP.

Por ejemplo, dijo Rendón, un inspector visita una planta y puede emitir una multa por considerar que en algún aspecto se viola la ley, pero a la hora de compararlo con el criterio de la SEMARNAT, ésta última dependencia, afirma no encontrar elementos para tal procedimiento administrativo.

Al respecto, Alberto Villa, Director de Materiales y Residuos Peligrosos de la SEMARNAT, comentó que no se trata de una discrepancia, sino de una interpretación distinta de las normas ambientales.

Conviene recordar que la SEMARNAT se encarga de emitir la normatividad y la PROFEPA es la dependencia encargada de vigilar su cumplimiento, aunque en realidad forman parte de una misma estructura.

Alberto Villa, agregó que han estado trabajando en realizar cursos y talleres para los empleados de ambas instancias, e incluso han invitado a los agentes aduanales para que todos trabajen bajo los mismos criterios.

Nocivo en Estados Unidos, ¿inofensivo en México?

Un tercer reto que se presenta en materia de normatividad y manejo de residuos peligrosos, - o no peligrosos-, es el hecho de que existen diferencias notables en las clasificaciones que se hacen tanto en México, como en Estados Unidos.

Podría ser, ejemplificó José Luis Rendón, de Lex Corp, que una resina sea considerada como muy peligrosa en Estados Unidos y por lo tanto se exigen las medidas necesarias para su manejo y disposición final, pero en México, no tiene restricción alguna por no ser clasificada como potencialmente dañina.

Carlos Rincón, de la EPA en Austin, comenta que en el caso de la frontera es una situación particular porque los corporativos tienen a su matriz en EU y bajo la condición de maquiladoras tienen que realizar importaciones temporales, lo cual da pie para el tema.

Ahora, que desde el punto de vista gubernamental, se reconoce que son dos soberanías y cada una como tal tienen su propia legislación.

Un proceso que se tiene que seguir en un país, no necesariamente es obligatorio en el otro. No tiene que existir una equidad o igualdad, sino una armonización, que no es lo mismo.

La armonización exige que existan normas hacia la unificación de ciertos criterios, pero se toman en cuenta diversos factores que pudieran generar una percepción distinta, es decir la creencia de que hay una total discrepancia de criterios.

Lo que se busca es que se vayan desarrollando las capacidades en los dos países, porque si se tienen los mismos criterios y leyes, pero si no se cuenta con la estructura humana y física para dar respuesta a las necesidades, entonces los proyectos se frenan.

No significa tampoco que los productos sean distintos en cada uno de los países, o que cuando cruzan cambian sus características, sino que las regulaciones van considerando los tipos de infraestructura física que se necesitan y a veces cuando se tiene dicha infraestructura, no caen dentro de la categoría de peligroso.

Libres de residuos dañinos, el objetivo aquí

Alberto Villa, de SEMARNAT, especificó que efectivamente se trabaja en intercambio de información, no solo con Estados Unidos, sino también con Canadá, en aras de lograr uniformar la normatividad ambiental.

Subrayó que EU cuenta con mayor infraestructura para darle disposición a los materiales residuales y por lo tanto se hace cargo de ellos.

Pero lo importante es contar con un sistema informático de rastreo y logístico para determinar donde se encuentran en un momento determinado los residuos y contar con una frontera libre de residuos.

La colaboración es estrecha y se trabaja a través de la Comisión de Cooperación Ambiental de América del Norte y lo que se hace es que los sistemas de información sean conocidos por todas y cada una de las partes.

“Saber que residuos vienen de allá y que residuos se retornan por el régimen de las maquiladoras, esa es la finalidad”, acotó Villa.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles