Weekly News

Rebelde y con las riendas de su carrera

13 de julio de 2009.

El actor Juan Manuel Bernal no ha parado de trabajar este año. Empezó en la telenovela de TV Azteca, Secretos del Alma; de ahí se pasó a la película Chico Grande, de Felipe Cazals; comenzará con la lectura de su personaje en la segunda temporada de Capadocia el 15 de este mes y espera encarnar a un intelectual del porfiriato en la película de Jorge Fons, Expediente del atentado.

Tiene una apariencia vulnerable, como de adolescente eterno y sonríe contagiosamente. Pocos actores han manejado su carrera con mayor libertad y eclecticismo. Nacido en 1967, Bernal es uno de los actores amantes del teatro y vive hoy día una etapa de reconciliación, después de tomarse un amplio descanso, regresando son nuevos bríos.

En 1991 el cine le abrió las puertas a través de "Hasta morir", pasando por "El callejón de los milagros", "Sin ton, ni Sonia" y "La habitación azul", entre otros títulos. "Hay gente que me ubica sólo por el aviso de Telmex que hice durante tres años. Soy el que lleva las riendas de mi carrera y siempre he buscado hacer de todo.

"Decidí que me gustaba la televisión y me fue muy bien allí. Soy un actor de teatro y el cine es mi pasión. He circulado entre estos tres núcleos muy cerrados en sí mismos. No creas que es fácil ir de un lugar al otro y yo he podido. He sido un actor rebelde que siempre ha hecho lo que ha querido. He rechazado muchas cosas por no estar convencido", afirma.

Curiosamente, este año festeja sus 25 años como actor y lo hace trabajando en la película del director con el que soñó trabajar, Felipe Cazals, donde encarna a un militar estadounidense y que será para festejar el centenario de la Revolución; también espera cerrar el ciclo con el director, Jorge Fons, con el que colaboró en El callejón de los milagros.

"Es el proyecto más reflexivo que he tenido en mi carrera", consideró, luego de pláticas para tratar el atentado del presidente Porfirio Díaz.

El cuarto de siglo cumplido le provoca madurez, pero continúa en la búsqueda de consolidar una carrera. Aquel estudiante de contaduría del Poli conserva lo entusiasta y soñador, pero de este Juan Manuel con 25 proyectos filmados es un capítulo que apenas comienza.

Bernal es originario de una colonia por los rumbos de Lindavista, será el primero que arranque con la segunda temporada de Capadocia, donde interpreta a Federico, un personaje ligado al poder, pero que no representa a ningún partido político, para él es como una especie de Carlos Salinas de Gortari, un influyente con el poder de tomar decisiones en el país.

"Empezaría con esta celebración diciendo que es una de las experiencias más grandes de mi carrera, fue justo en estos 25 años, porque me metí a una fuerte disciplina como la que exige Cazals a la hora de filmar, incluso antes fue para mí como volver a la universidad, volver a la raíz y al por qué quise ser actor", comentó Bernal de 41 años de edad.

→ ¿Ha sido ingrata esta carrera?



A lo largo de los 25 años, vas viendo como, desgraciadamente, mucha gente se pierde en el camino, es una carrera 'alcahueta' que hace que pierdas tu objetivo y eso también es un motivo de celebración, saber que no he perdido el objetivo y seguir encontrándole un porqué a cada uno de los proyectos que me llegan.

→ ¿Por qué es importante para ti estar en la película de Felipe Cazals?

Cazals retomó un proyecto que tenía más de 30 años queriéndolo filmar, que habla sobre la invasión que hizo (Francisco) Villa a Columbus, basado en un cuento de Ricardo Garibay. Es un personaje que nada tiene que ver con mi realidad, por primera vez abordo a un personaje desde otro idioma y otra idiosincrasia. Lo interesante de este personaje es el giro que da dentro de la historia, porque siento que es un personaje de 1916, pero que lo pudimos haber visto en la guerra de Vietnam o durante la de Irak.

→ ¿Regresas a Capadocia para hacer un personaje con mucho poder de ésos que hay muchos en México?

Es un personaje que siempre está detrás del poder, que tiene la capacidad de relacionarse con todos los ámbitos de la política y la sociedad. Hoy pude estar cenando con el presidente del Senado y mañana estar con el presidente. Estos personajes existen, están en todos lados y manejan hilos muy oscuros.

→ ¿Qué tan cierto son estos personajes?

Son los titiriteros, pero no me consta, porque es un círculo al cual no pertenezco, me parece fascinante como personaje, pero terrible como lo describen, no lo conozco y me gusta poder representarlo, porque es retorcido y complicado.

→ ¿Qué habría que celebrar con el Centenario y el Bicentenario?

Habría que preguntarnos como mexicanos qué es lo que queremos celebrar, porque los principios de la Revolución, ¿en dónde están?, ¿en verdad somos una democracia?, ¿la tierra es de quien la trabaja o cuando se fue Fox la repartió?

→ ¿Entonces qué debemos celebrar? En la película Chico grande aspirabas a ser médico, ¿en la vida real aspirabas ser contador público?

No, me inscribí en la carrera fue para darle el título a mis padres, me quedé a un año de terminarla. Fue una manera de suavizar el madrazo que les iba a dar, al decirles que quería ser actor. Al final de cuentas hice las dos carreras, terminé la licenciatura en actuación en la Universidad (Nacional) y les di mi título.

→ Hoy te ves como un actor maduro, dentro de otros 25, ¿Serás un viejo, buen actor?

Esa es la meta, seguir siendo congruente con lo que quiero. Ahora me siento un actor maduro, siento que soy distinto y que las tablas que he adquirido me han ayudado a crecer.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles