Weekly News

Condena el Papa muro entre EU y México

15 de julio de 2009.

El Papa Benedicto XVI condena el muro fronterizo entre Estados Unidos y México, y apoya una reforma migratoria que agilice la reunificación familiar, afirmó hoy aquí el embajador mexicano Héctor Federico Ling Altamirano.

El representante de México ante la Sede Apostólica reveló detalles de la audiencia privada que tuvo el viernes pasado con el Papa durante la presentación de sus cartas credenciales y habló sobre las perspectivas de su labor diplomática.

'El pontífice dijo que, como alemán, ha entendido que los muros deben ser combatidos, que no existan ni en su patria ni en ninguna otra', señaló.

Agregó que el obispo de Roma consideró 'oportuna' la campaña por una reforma migratoria integral en Estados Unidos que considere, entre muchas otras cosas, la unificación de familias en ambos lados de la frontera.

En el encuentro con el pontífice, del que Ling dijo que fue de 'la más alta calidad', se habló sobre la urgencia de una 'mayor reciprocidad' entre Estados Unidos y México en un combate 'serio' al narcotráfico y al tráfico de armas.

También se tocó la reforma de la Organización de las Naciones Unidas, tema sobre el cual Benedicto XVI se mostró abierto a explorar diversas posibilidades pero recomendó 'hacerlo con mucho cuidado para no cometer errores'.

'El Papa está muy sensibilizado sobre lo que ocurre en México; comprende los intentos que se hacen para salir de las dificultades provocadas por la crisis y otros problemas', indicó el embajador.

Según el diplomático, el líder máximo de la Iglesia Católica valora la aportación que puede dar la República Mexicana, junto a otras naciones como China, India, Brasil y Sudáfrica, a la solución de los problemas que afectan al mundo.

'Algunos países desarrollados ya llegaron al límite de sus posibilidades y por razones de estancamiento o de valores éticos en decadencia no pueden dar más de sí, y la esperanza es que los caminos nuevos sean encontrados por países como México', añadió.

Destacó el 'alto aprecio' de Benedicto XVI por el pueblo mexicano, 'incluso en contra de lo que algunos opinan'.



'Yo lo invité a visitar a México, y él respondió que tiene el deseo muy vivo de estar pero que Dios dirá. El gusto quisiera tenerlo. Depende de la voluntad de Dios, y para los que son creyentes no hay imposibles', refirió.

Sostuvo que abriga 'una pequeña luz de esperanza' de una futura visita papal pero señaló que es necesario 'facilitar las cosas' con la organización de un evento intelectual y pastoralmente 'atractivo' que no sea en la altura de la Ciudad de México.

Sobre la actividad como embajador indicó que su objetivo será mantener y acrecentar la relación diplomática ya que 'el vínculo entre México y la Santa Sede es muy joven'.



Una de sus metas será impulsar la faceta académica y cultural para que jóvenes mexicanos aprovechen las oportunidades educativas en Italia.

Además buscará profundizar la colaboración en los puntos de contacto entre ambas partes como la promoción de la solidaridad universal, la justicia y la paz, valores que deben traducirse en 'rostros concretos' ante un escenario de crisis aguda.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles