Weekly News

Aumenta la desigualdad en México

17 de julio de 2009.

El año pasado, la distribución del ingreso y la calidad de vida empeoró, al retroceder a niveles de 2004, de acuerdo con cifras que se desprenden de la Encuesta Nacional Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) 2008, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Las fuertes alzas reportadas entre 2006 y 2008 en los precios de los alimentos y los combustibles redujeron la calidad de vida de la población mexicana, pues las familias tuvieron que destinar una mayor proporción de su ingreso a cubrir estas necesidades básicas, en detrimento de otros satisfactores como la educación y el esparcimiento.

De acuerdo con la ENIGH, el año pasado, 60% de la población de menores recursos, es decir, los seis primeros deciles de ingreso, concentraron 26.7% de la riqueza nacional, mientras que en 2006 esta acumulación fue mayor, al registrar 27.6%.

En contraste, 10% de la población con mayores recursos, es decir, el último decil de ingreso, acumuló 36.3% del los ingresos totales del país, cuando dos años atrás lo hizo con 35.7% de la riqueza nacional.

"El primer decil, es decir la población más pobre del país, fue el más afectado al ver reducido su ingreso monetario, en tanto, el decil de la población de mayores ingresos, prácticamente mantuvo sin cambios su ingreso, lo que significa que aumentó la concentración de la riqueza en favor de la población más rica", indicó José Luis de la Cruz, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

En 2004, la acumulación del ingreso nacional total en manos de 60% de la población más pobre fue de 26.9%, mientras que el 10% de la población más rica acumuló 36.2% de la riqueza total del país. Ambos niveles son similares a los de 2008.

La pauperización del país se reflejó en el aumento del gasto en alimentos que realizaron en promedio las familias mexicanas, pues en 2008 representó 34% del gasto corriente monetario, en tanto, que dos años atrás, esta proporción fue de 30%.

En particular, el gasto corriente monetario de las familias más pobres en alimentos, bebidas y tabaco -el 10% de la población o decil más bajo (I)-, fue de 52%, mientras que en 2006 fue de 42%. Esto significa que el año pasado el 10% de las familias más pobres del país destinó 52 de cada 100 pesos a la compra de estos productos.

"Debido al alza en los precios de los alimentos, los deciles más pobres destinaron una mayor parte de su ingreso a alimentos, rubro al que de por sí destinan una mayor cantidad de recursos", señaló De la Cruz.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles