Weekly News

Madre que decapitó a su bebé sufría de depresión: EU

29 de julio de 2009.

TEXAS, EU.- Familiares de una mujer de Texas que decapitó a su hijo de 3 semanas y media, sufría de esquizofrenia y de psicosis postparto, según un diagnóstico anterior al crimen que ha sacudido a Estados Unidos. El padre del bebé asesinado dijo que deseaba que la mujer sea ejecutada.

Otty Sánchez, de 33 años, fue acusada de homicidio con agravantes por la muerte de Scott Wesley Buchholz-Sánchez. Cuando las autoridades hallaron el cadáver del bebé, Sánchez les dijo que cometió el crimen porque el diablo se lo ordenó, dijo la Policía.

"Era una persona dulce y la sigo amando, pero necesita pagar la máxima culpa por lo que ha hecho", dijo el padre del bebé, Scott W. Buchholz, en declaraciones publicadas en el diario San Antonio Express-News. "Es necesario ejecutarla por lo que ha hecho", dijo.

Los familiares de la mujer y Buchholz dijeron al diario que la enfermedad mental de Sánchez empeoró en la semana previa al nacimiento de su hijo. Buchholz, que llamaba a su hijo "bebé Scotty", dijo que ella había mencionado a menudo que necesitaba ayuda. Sánchez dijo a los detectives que la mujer escuchaba voces.

La tía de Otty Sánchez, Gloria Sánchez, le dijo que su sobrina había "sido internada varias veces" en una unidad psiquiátrica y que el hospital llamó varias veces para saber cómo estaba.

Sánchez fue hospitalizada el martes al haberse acuchillado y estaba detenida con pago de fianza de un millón de dólares. La Policía dijo que la mujer no tenía abogado. Las autoridades descubrieron mordeduras en tres dedos de un pie del bebé decapitado.

La hermana de Otty Sánchez y sus dos hijos, de 5 y 7 años, estaban en la casa cuando cometió el crimen, pero todos estaban ilesos.

Sánchez y Buchholz vivieron juntos durante su embarazo y en las dos primeras semanas después del nacimiento de su hijo, dijo Buchholz al Express-News. Al parecer la mujer sufrió de una infección después del alumbramiento y tuvo que usar un catéter por una semana. Eso ensombreció su ánimo y se le diagnosticó de depresión postparto.

La mujer abandonó la casa que compartía con su esposo el 20 de julio y el sábado se presentó en la casa de los padres de Buchholz. Se agitó cuando éste le pidió una copia de la partida de nacimiento del bebé y su tarjeta de seguro social, relató Buchholz al diario.

La mujer salió de la casa con su hijo en un asiento especial. Se alejó sin asegurar el asiento del bebé y olvidó una bolsa de pañales, su cartera y su medicina. Al día siguiente mató a su hijo.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles