Weekly News

Deporta EU a dos delincuentes buscados por autoridades de Chihuahua y Guanajuato

2 de agosto de 2009.

Como resultado del trabajo bilateral entre México y los Estados Unidos de América en materia de seguridad, la Procuraduría General de la República, a través de su Sistema de Agregadurías, y con el apoyo del Departamento de Seguridad Interna de EUA, logró que los fugitivos mexicanos Luis Armando Rodríguez Anaya y Esteban López Estrada fueran deportados a México.

Contra Rodríguez Anaya existe una orden de aprehensión girada por el Juzgado Primero Penal del Distrito Judicial en el estado de Chihuahua, dentro de la causa penal 213/2009, por su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio en perjuicio de quien en vida llevara el nombre de Víctor Manuel Delgado Montoya.

El 24 de junio de 2001, Víctor Manuel Delgado Montoya acudió a platicar con Rodríguez Anaya para aclarar un altercado que tuvo horas previas la esposa del fugitivo con vecinos y familiares, lo que originó que Rodríguez Anaya disparara contra Víctor Manuel Delgado Montoya privándolo de la vida.

Con base en el intercambio de información entre México y los Estados Unidos de América, el fugitivo fue localizado en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) en Chicago, Illinois.

Por su parte, contra López Estrada existen dos órdenes de aprehensión giradas por el Juzgado Tercero de Distrito en el estado de Guanajuato, dentro de las causas penales 186/2007 y 195/2007, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de posesión de arma de fuego del uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Mexicana; posesión de cartuchos para arma de fuego del uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Mexicana y delitos en contra del medio ambiente en su modalidad de posesión de productos y subproductos de ejemplares de fauna silvestre acuática, considerados en peligro de extinción con la agravante de llevar a cabo esta conducta con fines comerciales.

Esteban López Estrada fue localizado en una prisión de Nuevo México, donde cumplía sentencia por los delitos de lavado de dinero y tráfico de pieles exóticas.

Ambos personas fueron trasladadas a la ciudad de El Paso, Texas para su deportación por el puente internacional “Lerdo”, y posteriormente entregados en territorio mexicano a elementos de la Policía Federal Ministerial, en un operativo coordinado con personal de la Procuraduría General de la República.

Con acciones como ésta, la Procuraduría General de la República reitera que seguirá fortaleciendo las acciones de cooperación y colaboración internacional que permiten cumplir el Estado de Derecho y la aplicación de la ley en México, impidiendo que el cruce de la frontera obstaculice la procuración de justicia que demandan los mexicanos.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles