Weekly News

Personas obesas con mayor riesgo de infarto y embolia: IMSS

3 de agosto de 2009.

Infarto al miocardio temprano y accidente vascular cerebral (embolia) son las consecuencias más severas de la obesidad, para el sistema cardiovascular, al tiempo que condicionan alteraciones metabólicas y hormonales que provocan un mayor esfuerzo del corazón, además de acelerar el ritmo y crecimiento de este órgano.

Ambos trastornos son la primera causa de muerte en personas adultas de entre 40 y 50 años de edad, donde uno de los principales factores es la obesidad, advierte el doctor Saúl Salinas Orozco, endocrinólogo del Servicio de Cardiología Preventiva y Rehabilitación Cardiaca del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En México, se estima que cerca de 70 por ciento de la población tiene obesidad, lo cual condiciona un aumento importante en la aparición de infartos y accidente vascular cerebral.

El especialista señaló que para prevenir esta problemática de salud pública, el IMSS realiza campañas de fomento a la salud, mediante la promoción de actividades físicas, mejorar la alimentación y disminuir el peso corporal, principalmente entre niños y jóvenes.

Salinas Orozco dijo que lo ideal es caminar por lo menos 30 minutos todos los días, evitar la ingesta de comida rápida, azúcar refinada y grasas saturadas, así como el tabaquismo, además de reducir la obesidad abdominal o central, la que más se asocia a riesgo cardiovascular aumentado.



Añadió que, para ello, en las clínicas y hospitales del Seguro Social se cuenta con Departamentos de Nutriología, donde se orienta y apoya a los pacientes, a partir de que tomen conciencia y estén dispuestos a hacer cambios en su estilo de vida.

La salud es una responsabilidad personal, dijo el endocrinólogo, quien enfatizó que el sobrepeso y la obesidad aumentan la frecuencia y severidad de los factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, diabetes, dislipidemias, elevación de ácido úrico, aumento de factores de coagulación, que conducen a una arteroesclerosis acelerada y, en consecuencia, a desarrollar infarto al miocardio temprano y accidente vascular cerebral.

Dichos padecimientos afectan directamente a los vasos que llevan la sangre para nutrir al cuerpo, los vasos cardiacos o vasos coronarios, o arterias coronarias, encargadas de llevar la sangre al cerebro, también conocidas como arterias carótidas o cerebrales.

Los obesos tienen tendencia a tener dislipidemia mixta, con elevaciones importantes de triglicéridos, aumento en colesterol LDL (malo) y reducción del colesterol HDL (bueno), factor protector contra un infarto.

En el IMSS se brindan procedimientos de angioplastía para destapar los vasos, o bien aumentar el diámetro de una arteria que se está cerrando. Se detecta por cateterismo cardiaco o cateterismo cerebral, aunque también se pueden diagnosticar con otros estudios más sofisticados, como ultrasonografía, tomografía o incluso resonancia magnética.

Por medio de éstos es posible ver que una placa está en riesgo de romperse o que ocluye una arteria; entonces se programa este procedimiento, conocido como intervencionismo, que resulta bastante exitoso en jóvenes y en personas mayores de 80 años.

El Instituto Mexicano del Seguro Social también ofrece tratamiento médico intensivo, dirigido a controlar los factores que engrosaron estas arterias; es decir, un buen control de la arteroesclerosis, de diabetes y niveles muy bajos de colesterol en la sangre.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles