Weekly News

La opinión de:
Edna Lorena Fuerte
* CÉDULA DE IDENTIDAD

4 de agosto de 2009.

A penas hace 18 años que el IFE comenzó a recabar los datos para el padrón electoral nacional, logrando que a la fecha la mayoría de las personas cuenten con el medio de identificación que es la credencial de elector, y hace sólo una década que apareció la CURP, que se supone sería la identificación única y generalizada para todos los mexicanos, sin sustituir la credencial de elector, pero con la posibilidad de incluir en el registro a toda la población y no sólo a los votantes, a pesar de ser requisito para no pocos trámites, la CURP no ha logrado una cobertura total en el país. Y ahora, sin que veamos como formas concluidas esas dos identificaciones, al gobierno federal le surge la incomprensible idea de un nuevo proceso de credencialización, con todos los factores en contra, puntualicemos:

Al momento no tenemos ninguna claridad del porqué ha surgido esta “idea”, ni cuáles son los cómos y los cuándos que implicará su emisión, quiénes serán las entidades encargadas, qué implicaciones burocráticas tiene esta medida y cuáles son los beneficios reales que nos acarreará a la población que, finalmente, seremos quienes invertiremos nuestro tiempo y dinero en este asunto.

§ La cuestión del dinero no es menor, se ha calculado, de acuerdo con lo dicho por el subsecretario de Gobernación Alejandro Poiré, que la nueva Cédula de Identidad Ciudadana, que integrará la identidad jurídica y la vivencial, así como el registro del individuo y los datos biométricos de los mexicanos, tendrá un costo de unos 3 mil millones de pesos. En el camino, al Instituto Federal Electoral se le ha antojado ser la entidad que maneje la emisión y distribución del nuevo documento, por lo que, de aprobarse, tendría que sumarse esta cantidad a los 9 mil millones que usó el IFE este año, de los cuales, 3 mil correspondieron a los partidos políticos, por lo que la nueva cédula costaría lo mismo que los ocho partidos que contendieron en esta elección; nada menor para un momento de crisis económica y en medio de uno de los mayores decrecimientos de la historia.

§ Luego, está el marco jurídico inexistente para proteger un padrón de esta naturaleza, existen casos documentados de uso indebido del padrón electoral, que sólo contiene datos de identificación y localización de los ciudadanos; qué pasaría con un padrón que contenga, como se pretende, la historia de vida de la gente, con todo y sus datos biomédicos. No tenemos, al momento de esta administración, certeza respecto a la corrupción en las instituciones de gobierno y sí tenemos muchas razones para dudar de la limpieza y rectitud con que se comportan, por qué sería diferente con estos datos, de qué forma van a protegerlos.

La pregunta obligada es para qué querría el gobierno gastar tales cantidades, hacer una fuerte inversión en burocracia y generar un padrón con información altamente clasificada, sin la seguridad jurídica de que será plenamente protegida; todo esto sin un sentido de necesidad urgente para nuestro país. Qué hay detrás de la Cédula de Identidad, qué intereses se mueven ahí habida cuenta de la crisis electoral que enfrenta el partido en el gobierno y la necesidad presidencial de lograr mantener vivo a su partido. Demasiada suspicacia rodea a este asunto.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles