Weekly News

Provoca alarma uso de granadas en EU

5 de agosto de 2009.

PHOENIX, EU.- Es algo que las autoridades estadounidenses se ven venir desde hace rato: Una granada de fragmentación que los narcotraficantes mexicanos hacen estallar en un sitio público.

Sólo la falta de pericia del individuo que arrojó la granada evitó un baño de sangre en un bar al Sur de Texas: el hombre no activó uno de los 2 mecanismos de seguridad y la granada no estalló. Pero el episodio revela que una de las armas más mortales empleadas por el narcotráfico ha llegado a suelo estadounidense y las autoridades se esfuerzan por evitar que sigan ingresando al país.

El narcotráfico mexicano ya trajo al país asesinatos y secuestros. Las granadas constituyen una amenaza especial porque pueden matar grandes cantidades de personas en forma indiscriminada y son cada vez más populares entre los traficantes.

"Si alguien le pega un tiro a otra persona, es un acto muy violento. Pero arrojar una granada en un bar lleno de gente, o en un restaurante, eso es otra cosa. Esa persona tiene una perspectiva de las cosas muy diferente", expresó Bill Newell, agente especial a cargo de las oficinas del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Arizona y Nuevo Mexico.

En México ha habido cantidades de ataques con granadas contra policías y mafiosos rivales. Hace casi un año, 3 individuos arrojaron varias granadas hacia la multitud en los festejos del Día de la Independencia, matando a ocho personas y causando heridas a otras 106, en un ataque sin precedentes contra civiles.

A los asesinos a sueldo les gustan las granadas porque son baratas y fáciles de adquirir. Muchas son granadas que no llegaron a ser usadas durante las guerras civiles de Centroamérica y que están siendo vendidas en el mercado negro. Otras son sacadas del país por contrabandistas. Y también llegan a manos de los cárteles granadas de las fuerzas de seguridad de los países de la zona: en abril, las autoridades guatemaltecas confiscaron 563 granadas tras una balacera con mafiosos mexicanos y se comprobó que las granadas provenían de bases militares guatemaltecas.

El Gobierno mexicano dijo que el año pasado confiscó 1,600 granadas, lo que representa un aumento del 170% en relación con el año previo, en que fueron confiscadas 594. En lo que va del año en curso ya se confiscaron 950.

Hay indicios que esas granadas ingresan a EU.

La granada que no estalló en el bar de Texas, tenía los mismos trazadores que las que fueron arrojadas en octubre en el Consulado estadounidense de Monterrey, México y a una estación de Televisa de la misma ciudad en enero. La primera no estalló y la segunda no produjo heridos.

Las tres granadas habían sido fabricadas en el mismo sitio, al mismo tiempo y formaron parte de un cargamento destinado a Corea del Sur. El fabricante se abstuvo de hacer comentarios.

Las granadas confiscadas en México provienen mayormente de Estados Unidos y Corea del Sur, según la ATF.

Las granadas aparecieron primero en el Sur de México y su uso se fue expandiendo gradualmente hacia el Norte a medida que tomaba fuerza la guerra entre el Gobierno y el narco y los cárteles buscaban armas más poderosas.

Los militares mexicanos confiscaron 165 granadas y 14 cartuchos de TNT al Cártel del Golfo en una redada realizada en noviembre pasado en una casa de Reynosa, México, próxima a la frontera con EU. Ese mes se usaron granadas como elemento de distracción en una emboscada a un jefe policial de Nogales, cerca de la frontera con Arizona.

La granada que no estalló en el bar de Texas el 31 de enero rebotó en el piso y cayó en una mesa de billar. Un agente de la Policía fuera de servicio la tomó y la tiró hacia afuera. Nadie resultó herido y no hubo arrestos. Las autoridades no saben si el blanco era los pandilleros rivales o policías fuera de servicio.

El incidente hizo que la ATF distribuyese un alerta a lo largo de la frontera.

"Les dijimos que en cualquier momento podría haber episodios similares" en otros sitios, señaló el capitán Eben Bratcher, de la oficina de alguaciles del condado de Yuma, Arizona.

Las autoridades y expertos coinciden que los traficantes usan granadas en ataques a pandilleros rivales, no a civiles, porque no quieren generar una fuerte reacción de las fuerzas de seguridad de EU.



En México, los narcos generalmente arrojan granadas a puestos policiales y militares. Ha habido muy pocos casos en los que las tiraron al público o en sitios públicos.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles