Weekly News

Alcaldías de todo el país, en quiebra

10 de agosto de 2009.

La escasa captación tributaria y la caída en los ingresos petroleros anunciada desde mayo pasado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha impactado a por lo menos 95% de las 2 mil 435 alcaldías que existen en el país, de acuerdo con informes de los gobiernos estatales.

La crisis financiera por la que atraviesan los ayuntamientos obligó a muchos de ellos a suspender la seguridad pública y la recolección de basura, y a otros más a decretar reducciones salariales, despidos masivos y suspensión de obra pública.

Durante los primeros seis meses del año, las entidades federativas y el Distrito Federal vieron reducir las aportaciones en 21.3% respecto al mismo periodo de 2008. En términos reales, eso equivale a un recorte de 49 mil millones de pesos, señalan cifras de la SHCP.

Los efectos de ese desplome se han magnificado también por el esquema que rige el ejercicio del dinero público, afirma Saúl Arella, director de investigaciones del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS).

“El instrumento de planeación para los municipios ha sido el Presupuesto de Egresos y no la Ley de Ingresos, que es lo que les permitiría saber con cuánto están contando y desde luego haber previsto los efectos de esta crisis. Ahora ya traen obra comprometida, cuentas por pagar a proveedores y se les está cayendo la capacidad de recaudación local”, explica.

En los municipios, sobre todo los pequeños y pobres, las consecuencias de ello llevan a sus alcaldes a condiciones de angustia, como demandar un rescate financiero para no caer en rebeldía.

“Si en dos semanas no recibimos una respuesta tendremos que salir a las calles a manifestarnos”, advierte Cuauhtémoc Calderón Galván, presidente de Zacatecas y de la Asociación de Alcaldes de Acción Nacional (ANAC).



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles