Weekly News

Pide frenar deportación de delincuentes desde los Estados Unidos por Juárez

12 de agosto de 2009.

Cerca de siete mil delincuentes pertenecientes a las pandillas de los Aztecas y los Mexicles son deportados cada año de los Estados Unidos a México por Juárez, y es necesario detener esa concentración de delincuentes en esta ciudad, declaró el alcalde José Reyes Ferriz durante su participación en la Conferencia sobre Seguridad Fronteriza realizada en UTEP en esta semana.

Este lunes 10 y martes 11 de agosto tuvo lugar en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) la Sexta Conferencia Anual sobre Seguridad Fronteriza, cuyo tema para este año fue “Fomentar las Relaciones de Cooperación y Responsabilidad Compartida”

En el evento se destacó la necesidad de que las autoridades en ambos países participen en acciones conjuntas para detener el tráfico y consumo de drogas que han desatado niveles de violencia sin precedentes en la región que impactan negativamente el comercio, el turismo y el modo de vida en general de los fronterizos.

Entre los participantes destacó la presencia de la secretaria de Seguridad Interna de los Estados Unidos (Homeland Security), Janet Napolitano, así como otros funcionarios de alto nivel de esa área, al igual que representantes de la iniciativa privada, el sector educativo y social.

En el panel “La Importancia de Fortalecer la Sociedad Cívica, Comercio y la Academia” efectuado el martes por la mañana se contó con la participación del alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz.

En su ponencia el munícipe juarense comenzó diciendo que en los últimos 15 o 20 años y a diferencia de otras partes del país en la frontera norte de México se dio un crecimiento acelerado basado principalmente en el desarrollo de la industria maquiladora.

Dijo que a pesar de las críticas hechas a ese tipo de industria en el sentido de que los salarios percibidos por los trabajadores de maquila son bajos, consideró que esos ingresos son el triple de lo que se percibía en otras partes del país y en otros giros, además de que familias enteras obtenían empleo en las fábricas.

Sin embargo, manifestó que con el desarrollo de la maquila en Juárez se dio paralelamente el problema no identificado a tiempo de que los gobiernos estatal y federal invirtieron en infraestructura para la industria y dejaron de hacerlo en rubros como policía y otros aspectos de dieran estabilidad a la sociedad juarense.

“Esos son errores que nos dejaron y que tenemos que corregir ahora… el primero es que la policía en ese período creció en solo un 20 por ciento, mientras que la población en ese mismo lapso se duplicó”, dijo.

Explicó que en el 2008 se contaba con mil 600 policías cuando se necesitaban cuatro mil para atender las necesidades de seguridad pública requerida por el 1.3 millones de habitantes que tiene aproximadamente Juárez en la actualidad.

“Para corregir ese error necesitábamos reclutar más personal policíaco, pero para hacerlo debíamos enfrentar el otro error, que era la corrupción que imperaba en el departamento. Teníamos que atravesar por un proceso de limpia de proporciones sin precedentes”, describió.

Dijo que Juárez fue la única de 150 ciudades en el país que realizó exámenes de confianza para emprender esa limpieza policíaca de cerca del 50 por ciento de sus elementos.

“En ese mismo número, teníamos que reclutar nuevos oficiales. Pudimos hacerlo bajo circunstancias terribles y en medio de la lucha nacional contra el crimen organizado encabezada por el presidente Felipe Calderón”.

“La guerra nacional era necesaria, algo que se tenía que hacer y que ha sido exitosa en el país, pero agravó la situación a través de la frontera”, dijo.

Comentó que en una acción que ha sido criticada se obtuvo la ayuda del Ejército Mexicano, que llegó a la ciudad en marzo del año pasado.

“Y aunque mucha gente ha dicho que no ha sido exitosa su intervención, yo califico esa intervención de muy exitosa, pues se lograron sus metas específicas, que eran afectar la estructura organizacional y financiera del crimen organizado, y tuvieron éxito en ello”, aseguró.

Entre marzo y junio del 2008, manifestó que el crimen organizado se vio empujado a cambiar la actividad de vender drogas por la de asaltar bancos.

“Llegaban comandos con A-K 47s y vehículos grandes para destrozar cajeros automáticos para obtener el efectivo que sus grupos necesitaban y que habían dejado de percibir por el éxito del Operativo Conjunto Chihuahua”.

Los asaltos bancarios se incrementaron a la alarmante cifra de 10 por mes, mientras que por año anteriormente se registraban cuatro.

Los asaltos a tiendas de conveniencia subieron a 10 por día, mientras que a otra clase de tienda ascendieron a 17 por día.

“Para julio del año pasado sabíamos que el Operativo Conjunto había logrado sus metas de desarmar la estructura financiera del crimen organizado en Juárez, pero sabíamos también que requeríamos cambiar a un trabajo diferente dentro de la ciudad”.

Esa estrategia era un mayor trabajo policíaco por parte de los militares, quienes dijo no se comprometían a realizarlo hasta que no se completara el proceso de limpieza de la fuerza policíaca.

“Concluimos esa limpieza el 17 de octubre, cuando se despidió a 234 oficiales policíacos, después de que otros 150 ni siquiera se presentaron a los exámenes de confianza y cerca de 220 más se retiraron tempranamente de la fuerza policíaca, con lo que el escenario estaba listo para que el ejército entrara al patrullaje en la ciudad, que fue en marzo del 2009”.

De esa manera dijo que cinco mil elementos castrenses comenzaron a patrullar las calles y quedaron entonces bajo el mando indirecto del alcalde juarense y a través de un coronel retirado con objeto de no contraponerse a lo establecido en la Constitución Mexicana.

“Inmediatamente los índices delictivos comenzaron a bajar. Los asesinatos bajaron de diez diarios a uno. De 10 asaltos bancarios bajó a dos al mes, y de mil 900 robos de carros mensuales pasamos a 900”, señaló.

Los asaltos a tiendas de conveniencia disminuyeron también de 10 a 2, y de 17 a 5 en otros establecimientos comerciales, declaró Reyes Ferriz.

“En los últimos dos meses hemos tenido un tiempo difícil con los homicidios, pero eso no demuestra que el programa no haya sido exitoso. Muestra que necesitamos continuar cambiando”.

Comentó que de marzo de este año a la fecha ha cambiado el uso de armas grandes usadas en los homicidios a otras de menor calibre.

“Lo que está pasando ahora es que hemos sido capaces de controlar la ciudad con el patrullaje, pero el crimen organizado no tiene dinero, sus flujos de efectivo se han detenido de una manera tremenda con la presencia de los militares en la frontera”.

“Para reavivar la venta, esos narcotraficantes han estado reclutando a jóvenes de 16 y 17 años para efectuar su trabajo. Los asesinatos en los últimos dos meses han sido de personas en ese rango de edad, jóvenes que han caído a la tentación del dinero fácil y han caído presas de las pandillas rivales”, expresó.

Dijo que por ello era necesario cambiar, y que la ciudad se encontraba en ese proceso.

“Afortunadamente para el próximo mes nuestra fuerza policíaca llegará a los tres mil elementos, cuando habíamos acordado con el presidente Calderón tenerlos para fin de año. En Juárez se está haciendo lo que se requiere hacer”, expresó el alcalde.

La siguiente parte consideró será la difícil, el lograr que esos jóvenes trabajen en adquirir los valores que les ayuden a rechazar las tentaciones que ofrece el crimen organizado.

“Para hacerlo, necesitamos trabajar con nuestras contrapartes en los Estados Unidos. Necesitamos detener el flujo de delincuentes que son deportados hacia Ciudad Juárez”, declaró.

Mencionó que Estados Unido deporta 7 mil de esos delincuentes al año a través de Ciudad Juárez, sin informar a las autoridades juarenses.

“La mayoría de esas personas son miembros de pandillas, principalmente los Aztecas y los Mexicles. Hace ocho años había solo unos mil Aztecas, y actualmente tenemos a dos mil de ellos en prisión y a unos 7 mil en la ciudad, que fueron deportados y tienen nexos criminales con los Estados Unidos”.

“Necesitamos pararlos. Necesitamos enviarlos a la Ciudad de México, para que sean distribuidos a sus propios pueblos y ciudades, y detener la concentración de delincuentes en Juárez

Junto con Reyes Ferriz, en el panel también participaron el diputado Bob Filner y el director de Políticas de Inmigración de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Angelo Amador, así como la profesora de Ciencias políticas de UTEP Kathleen Staudt y Rodger Garner, director para México de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles