Weekly News

La opinión de
Edna Lorena Fuerte
* PROCAMPO: JUSTOS POR PECADORES

12 de agosto de 2009.

Si existe un yerro del juicio generalizado en nuestro país es que, precisamente, se toma un hecho por generalidad y se condena muy a ciegas; el caso de Procampo puede fácilmente caer en ese error de juicio y terminar por anular las, de por sí magras, intenciones de apoyo al campo del gobierno federal. Con esto no queremos decir, ni por asomo, que no deba ser auditado hasta el último centavo este programa, y que no deban ser fincadas todas las responsabilidades de malos manejos de los recursos, pero es necesario hacer un juicio serio de todo esto. Puntualicemos:

Procampo es uno de los programas sociales que se ha mantenido prácticamente sin cambios en los últimos 3 sexenios, habiendo nacido aun en manos de príistas, continuó con los dos gobiernos panistas que llevamos. Sobran las razones para su mantenimiento, pues el campo es sin duda uno de los sectores más afectados por las sucesivas crisis económicas, el tratado de libre comercio, la migración y, en general, el abandono del que ha sido objeto desde hace décadas. Sin embargo, nunca se han aportado pruebas claras de su efectividad y de que en estos 15 años de funcionamiento, haya realmente contribuido a la productividad agropecuaria nacional.

§ Los datos de asignación de fondos a altos funcionarios o sus familiares e incluso a familias ligadas con el crimen organizado pone en entredicho todo el funcionamiento del programa y cuestiona el uso que se ha dado a los recursos para el campo en todo este tiempo, pero nada de esto anula la necesidad real que tiene el campo mexicano de ser apoyado, que el esquema de subsidiaridad puede tener un efecto muy positivo si es llevado con la probidad necesaria y que los productores que, efectivamente estaban ejerciendo el programa de la forma adecuada, no deben dejar de recibir el apoyo que asegura su subsistencia.

En un momento de crisis económica global como el que vivimos, y con los consabidos efectos que ésta ha tenido en los sectores básicos de nuestra economía, lo menos que se debe hacer es tomar decisiones con juicio político que afectarán a quienes ya son los más golpeados de nuestras recurrentes crisis económicas. La intencionalidad política que subyace en esta situación no carece de datos reales, debe ser revisado el programa a profundidad, pero no puede ser anulada la necesidad de apoyo a este sector, se debe actuar con el criterio suficiente para no hacer pagar a justos por pecadores.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios, gracias.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles