Weekly News

Afganistán tiene elecciones ante amenaza del Talibán

20 de agosto de 2009.

KABUL, AFGANISTÁN. - Afganistán realiza hoy unas elecciones presidenciales y provinciales que pondrán a prueba la incipiente democracia del país, en un contexto de presencia militar extranjera y la amenaza del movimiento fudamentalista Talibán.

El favorito para ganar los comicios presidenciales es el actual mandatario Hamid Karzai, quien fue nombrado titular del Gobierno de transición desde que las fuerzas estadunidenses expulsaron al Talibán del poder en 2001, y fue elegido presidente en los comicios de 2004.

Hasta hace pocos días, Karzai apenas hizo campaña, confiando en la ausencia de un rival fuerte de la etnia pashtún, la mayor de Afganistán y a la que pertenece el propio mandatario.

Asimismo, el presidente ha forjado tratos con prominentes figuras de otras etnias, como su compañero de fórmula, el tayiko Mohammad Fahim, y el temido caudillo uzbeko Rashid Dostum.

También ha reclutado como consejero a Abdul Rasul Sayyaf, un miliciano islamista que formó parte del Gobierno del Talibán que dio la bienvenida al país a Osama bin Laden en 1996.

Estas alianzas no han agradado a los países donantes y a los que aportan tropas que apuntalan el régimen de Karzai.

En el frente interno, muchos afganos están decepcionados del Gobierno por los magros avances económicos y la persistente violencia insurgente que asuela al país.

El principal contrincante del presidente es Abdulá Abdulá, un ex canciller de ascendencia tanto pashtún como tayika, pero considerado tayiko. Supuestamente financiado por Irán, Abdulá ha realizado mítines en todo el país, incluyendo el conflictivo sur.

Aunque bajo presión, Karzai sigue siendo un fuerte favorito para ganar la votación, si bien quizá no por mayoría absoluta, en cuyo caso se realizaría una segunda vuelta electoral el 1 de octubre entre los dos candidatos más votados.

Una encuesta reciente dio a Karzai 45 por ciento de las intenciones de voto por 25 por ciento de Abdulá.

Alrededor de 17 millones de afganos están convocados a las urnas para elegir entre 41 candidatos, entre ellos dos mujeres, a su próximo jefe de Estado y los 420 consejeros de las 34 provincias

FACTORES EN CONTRA

Un factor que podría pesar en el resultado es la amenaza del Talibán de atacar centros de votación durante la jornada electoral.

El grupo advirtió que las personas que participen en los comicios serán consideradas "enemigas del Islam" y aliadas de las fuerzas extranjeras.

"Los afganos deben boicotear el engañoso proyecto estadunidense y dirigirse a las trincheras de la guerra santa."

"Los guerreros santos deben derrotar este maligno proyecto, llevar a cabo operaciones contra centros enemigos, evitar que la gente participe en las elecciones, y bloquear todos los caminos antes de la votación", advirtió un comunicado difundido por el liderazgo rebelde.

En el corazón de la tierra pashtún en el Oriente y Sur de Afganistán, donde los rebeldes controlan muchas aldeas, las condiciones han sido tan inseguras que muchos habitantes no han podido registrarse para votar. En algunas de esas áreas ni siquiera habrá casillas electorales.

La posibilidad de un abstencionismo a gran escala de los pashtunes proyecta una sombra sobre el proceso electoral, que analistas occidentales consideran que debe ser visto como legítimo por parte de los afganos para que el próximo Gobierno pueda ejercer autoridad real.

Las perspectivas de una elevada abstención introducen particular incertidumbre respecto a las posibilidades de Karzai, quien hace cinco años logró una amplia victoria electoral en gran medida gracias al apoyo de los pashtunes, que constituyen 40 por ciento de la población.

Por otro lado, las amenazas rebeldes muestran un cambio de táctica del Talibán. Hace cinco años, los insurgentes permitieron que la votación se realizara en gran medida sin perturbaciones.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles