Weekly News

Defienden funcionarios de Bush contratación de mercenarios

21 de agosto de 2009.

Ex funcionarios de la administración del ex presidente George W. Bush defendieron hoy la contratación de firmas privadas luego que la prensa reportó que la compañía de seguridad Blackwater fue empleada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para asesinar a líderes de la red Al-Qaeda.

El ex director de la CIA, Michael Hayden, señaló que bajo los lineamientos de la Oficina de Presupuesto (OMB), dependiente del Ejecutivo, las agencias pueden contratar firmas privadas para actividades de inteligencia, análisis y recolección de información.

En una panel para discutir la 'privatización del trabajo de inteligencia estadunidense', Hayden se negó a comentar detalle específicos del artículo publicado este jueves por el diario 'The New York Times' pero desestimó las preocupaciones por la legalidad de las contrataciones.

El actual director de la CIA, Leon Panetta, convocó a una reunión de emergencia en junio pasado para informar al Congreso sobre el programa, el cual ya lo había cancelado.

Panetta señaló que el programa se mantuvo en secreto, en parte, porque el entonces vicepresidente Richard Cheney instruyó a la CIA que no revelara el programa a los legisladores.

Hayden atribuyó este día el llamado urgente de Panetta a 'la sensibilidad política' del programa pero declinó entrar en detalles argumentando que era todavía un esfuerzo 'clasificado'.

El periódico señaló sin embargo, que no queda claro si Blackwater cometería los asesinatos o sólo supervisaría y entrenaría a quienes los ejecutarían.

Hayden dijo al respecto que funciones como 'planeación, entrenamiento y vigilancia' pudieron haber sido utilizadas bajo la definición de 'análisis de inteligencia y recolección de información'.

A pregunta expresa de si se sentiría cómodo pidiéndole a contratistas externos llevar a cabo operaciones de inteligencia, Hayden contestó 'no sé' y agregó que tendría que consultarlo primero con abogados de la CIA.

En tanto, Jack Devine, ex director de operaciones clandestinas de la CIA en los años 80 dijo que el gobierno debería ser cuidadoso al encomendar operaciones delicadas a contratistas externos, en parte, porque esas son competencias importantes que una agencia de espionaje debería desarrollar 'en casa'.

Sin embargo, defendió que después del 11 de septiembre las contrataciones de firmas privadas tuvieron que incrementarse porque no había suficientes agentes con las capacidades que la lucha contra el terrorismo requería.

En tanto, Michael Chertoff ex secretario de Seguridad Interna dijo que debido a la premura para las operaciones en la guerra contra el terrorismo, los contratistas externos fueron una mejor opción porque entrenar al personal existente lleva tiempo.

Chertoff defendió las críticas de que la CIA no tenía contratos formales con las firmas privadas sino que se realizaron a nivel de individuos aludiendo que éstos se realizaban de 'buena fe'.

Más de una cuarta parte de las agencias de inteligencia en Estados Unidos emplean empresas privadas para cubrir personal militar y civil faltante.

La CIA ha perdido 25 por ciento de su fuerza de trabajo y presupuesto desde los años de la Guerra Fría. Después del 9/11 la CIA incrementó los contratistas privados en un 25 por ciento.

Hayden añadió que es necesario reducir el uso de contratistas porque esas firmas están llevándose al personal de la CIA al sector privado y la agencia se ve forzada a pagar más por sus servicios.

Chertoff, co-autor de la Ley Patriota, es ahora directivo en una firma de seguridad y manejo de riesgo en la que también trabaja el ex general Michael Hayden.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles