Weekly News

Tienen internos una alternativa en el deporte mientras cumplen sus condenas

26 de agosto de 2009.

Con casi tres años de permanencia en el Centro de Readaptación para Adultos de Ciudad Juárez, el luchador profesional Súper Ángel, ha encontrado en la práctica diaria del acondicionamiento físico una forma no sólo de pasar el tiempo de su encierro, sino también para inculcar el amor al deporte a sus compañeros.

El gladiador, quien pide le sea reservada la identidad y solicita a la dirección del penal utilizar la máscara para las imágenes mientras entrena, indica que son más de una veintena de jóvenes que se encuentran recluidos, al igual que él, en el Cereso, quienes han mostrado interés por el arte del encordado.

"Estamos tratando de enseñarle a la gente de allá afuera la otra cara del Cereso municipal de Ciudad Juárez, ya que tiene el concepto de que aquí lo único que se genera es violencia, drogas, maldad y no, esta es otra cara que le queremos enseñar a la sociedad, de que habemos gente que nos queremos rehabilitar, que tenemos ganas de hacer deporte, de salir capacitados para readaptarnos a la sociedad", comentó.

Es por esta razón que ha decidido ayudar a sus compañeros de Habitación y mediante rutinas de ejercicio, cada mañana a primera hora, sale a los patios a enseñar los conocimientos básicos de la lucha libre.

"Tenemos muchas carencias para la práctica de este deporte, pero lo importante son las ganas y el esfuerzo que ponen los muchachos para entrenar", indica mientras supervisa los ejercicios de calentamiento.

Originario del estado de Oaxaca, desde 1993 y en esta tierra encontró al amor de su vida y aquí cimentó su familia y hogar.

Sin embargo, el "juntarse con malas amistades", como él lo define, lo llevó preso acusado de tráfico de indocumentados, por lo que cumple una sentencia de 11 años.

"Cometí errores como todo ser humano allá afuera, pero no quiere decir que porque cometí un error voy a vivir en un mundo de oscuridad, al contrario, no importa cuantas veces caigamos, lo que importa es la rapidez con la que nos levantemos y aquí esta la prueba en esta gente, que cometió, pero esta es una prueba de que queremos superarnos", mencionó.

Súper Ángel dice que aún y cuando se encuentra interno, como luchador aún tiene un compromiso con la sociedad y con los niños principalmente, por eso quiere poner sus conocimientos de lucha libre, para que a través de una sana permanencia, sus compañeros encuentren una alternativa para ocupar su tiempo.

"Estamos comprometidos con la sociedad, con Ciudad Juárez y con la gente para salir adelante y este es el mejor escaparate: El deporte, la lucha libre, las pesas y el acondicionamiento físico para salir adelante", refirió.

Gerardo Ortíz Arellano, director del Cereso, refirió que el poder aprovechar el talento de gente positiva que promueva el deporte entre los internos, facilita a la población carcelaria su proceso de readaptación a la sociedad.

El funcionario indicó que recibió al luchador en su oficina, donde el deportista le manifestó la intención de continuar educando a los jóvenes interesados en aprender el deporte del encordado y en un futuro próximo, presentar una lucha de exhibición, lo cual pudiera concretarse en los próximos meses, de continuar el buen comportamiento y el orden que se ha mantenido a la fecha.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles