8 de diciembre 2016   Director: Teófilo Alvarado

Weekly News

Gatúbela le ronronea

27 de agosto de 2009.

LOS ÁNGELES, EU. Megan Fox es una de las jóvenes más sexys de Hollywood y por tal motivo sería ideal para interpretar a Gatúbela, se perfila como una de las candidatas para participar en una nueva cinta sobre "Batman".

De acuerdo con la página de Internet del periódico español El Mundo, la protagonista de Transformers se perfila para recrear el personaje que hicieran famoso Michelle Pfeiffer y Halle Berry.

Al parecer, la joven de 23 años ya firmó el contrato para trabajar en la secuela de "El Caballero de la Noche" junto a Christian Bale y Michael Caine, que será dirigida por Christopher Nolan y estrenada en 2011.

Hace unos meses la cantante Beyoncé había sido señalada como una de las candidatas para el papel, pero no se concretó su participación en la cinta.

Por otra parte, Megan Fox no ha confirmado que realizará el personaje.

En fechas recientes se supo que rechazó ser una "Chica Bond" y tampoco tomará el lugar de Angelina Jolie como Lara Croft.

IGLESIA LE CREA COMPLEJOS SEXUALES

Megan Fox es una de las actrices más atractivas de Hollywood y en dos ocasiones ha sido elegida la mujer más sexy del mundo por la revista FHM. Sin embargo, esta sex symbol tiene complejos en sexuales.

Megan Fox expone sus problemas en asuntos de cama y muestra su educación estricta en el diario británico Daily Star Sunday. Según confiesa, la actriz fue educada siguiendo la creencia de la Iglesia pentecostal y ahora va regularmente a terapia.

"Continuamente nos decían que el sexo era algo malo y terrible", admite la actriz de Jennifer's Body.

Los más ancianos de esta iglesia habrían apartado a Megan Fox durante algunas reuniones para decirle que su nuevo peinado sería el culpable de que su madre estuviera en el infierno.

Esta educación tuvo sus consecuencias en Megan Fox: "No me encontraba sexy con vestidos ajustados, siempre me sentía insegura", asegura.

Megan tampoco puede maquillarse: "Con la cara totalmente limpia me siento más realizada y segura, ya que no tengo la sensación de estar tras una máscara".

Ser considerada como una "sex symbol" sólo le provoca complejos: "Me crea un aumento de la inseguridad y no me siento a gusto", reconoce.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales




Diseño de Aplicaciones Móviles
Supremo Tribunal de Justicia de Chihuahua